Como cuidar mejor de nuestra salud en Otoño

Nuestra salud en otoño

La llegada del otoño lleva aparejado cambios en nuestro entorno: las temperaturas bajan, aumenta la humedad en el ambiente, los días se hacen cada vez más cortos y las noches más largas, las hojas de los arboles caen dándonos una sensación de nostalgia y melancolía, el frio y la lluvia sustituyen al calor y al sol. Todos estos factores pueden afectar a nuestro organismo en lo físico y también a nuestro estado de ánimo y bienestar. La actitud que tengamos, nuestro modo de afrontar estos cambios será el factor clave que determinara el modo en que nos sintamos.

¿Cómo nos tenemos que preparar para cuidar la salud en otoño?

1.- Reforzar las defensas

La naturaleza es sabia y pone a nuestra disposición muchos alimentos de temporada que van a contribuir a evitar posibles infecciones: legumbres, patatas y setas que nos aportan energía, frutos secos que nos aportan proteínas vegetales y minerales o frutas como los cítricos, el brócoli, el kiwi, las uvas, las fresas que son alimentos con un gran aporte de vitamina C, la cual tiene un papel importante en el refuerzo de nuestro sistema inmunitario. También es importante el consumo de alimentos ricos en Vitamina B6 como los plátanos, alubias, productos de grano integral y muchas frutas y verduras que intervienen en la formación de anticuerpos.

2.- Realizar ejercicio físico

La práctica de ejercicio físico al aire libre es una excelente manera de mantenerse activos mejorando nuestra salud y nuestro ánimo y por tanto nuestra calidad de vida. El otoño es una estación preciosa, hay que aprovechar los paisajes tan atractivos que aparecen con la caída de las hojas para hacer marchas o pasear. Tendremos en cuenta llevar ropa adecuada que nos abrigue y que sea transpirable. Y no olvidarnos de seguir tomando el sol, nuestra principal fuente de vitamina D. Tenemos que seguir aplicándonos crema solar.

3.-Descansar correctamente

Puede haber desajustes en el sueño como insomnio debido a los cambios horarios y que descienden las horas de luz solar, a cambio, segregamos mayor cantidad de melatonina, hormona que regular los patrones de sueño, por lo que mantener las rutinas de sueño nos va a ayudar a reparar el desgaste diario, fundamental para mantener nuestras defensas en forma.

4.- Hacer actividades que nos hagan sentir bien

Debemos prestar atención también a nuestra salud emocional, los cambios del otoño pueden provocar un muchas personas astenia otoñal: hay quienes no reaccionan bien a los cambios de luz y hay una tendencia a sufrir: cansancio, apatía, y menos ánimo. Para sentirnos bien hay que realizar actividades que nos gusten y que nos desconecten de la rutina laboral y del estrés. Hay que afrontar este cambio estacional con energía y ganas.

5.- Cuidarte de los resfriados

En otoño aparecen los molestos resfriados, debemos intentar prevenirlos lavándonos las manos de manera frecuente y ventilar la casa (10 minutos es suficiente) para evitar la propagación de los virus y bacterias.

6.- Vacunarse de la gripe

Con el otoño crecen los contagios por gripe, hay que se previsor y así evitaremos sus molestos síntomas siendo muy importante en poblaciones de riesgo como en personas mayores, personas con enfermedades crónicas y con inmunodeficiencia. En resumen, que tras el relax veraniego, el otoño es el momento perfecto para abandonar viejos vicios y adoptar unos hábitos de vida saludables que nos ayudarán a sentirnos mejor y a convertir esta época del año en el inicio de una vida más sana.