¿Dolor en los pies? Dedo gordo y planta del pie

Causas del dolor en los pies

Gran parte de la población, padece dolor en los pies de forma regular,o lo ha padecido y no le ponen remedio. ¿Por qué?, Porque la mayoría no le da importancia y camina de forma incómoda, hasta que el dolor ya es lo suficientemente agudo, como para ir al podólogo. Hay varias razones por las que nos pueden doler los pies, pero las dividiremos en dos tipos.
  1. Dolor en los pies, por cuestiones genéticas o internas.
  2. Dolor en los pies, por cuestiones ajenas o externas.

Tipos de Pies y cuestiones genéticas

  • Pie griego
Lo tienen aquellas personas cuyo segundo dedo es más largo que el dedo gordo. Es habitual que se produzca una ligera separación entre esos dedos, lo que puede llegar a provocar dolores en los pies.
  • Pie egipcio
Es la forma de pie más común y que menos problemas puede generar por su adaptabilidad. El dedo más largo es el gordo y los demás se sitúan en orden decreciente, aunque puede darse que sea demasiado largo y tengas que elegir un tipo de zapato que se adecúe mejor a tus particularidades.
  • Pie cuadrado
Se caracteriza porque todos los dedos tienen  prácticamente la misma longitud. Es una tipología poco frecuente, que puede delimitar el tipo de zapatos que calces, pero no suele haber otros inconvenientes o problemas. podologo dolor de pies

Dolor en los pies por cuestiones externas

El dolor en los pies por cuestiones externas, se refiere al uso de calzado que llevamos. Muchas personas calzan un número inferior al que les corresponde y como consecuencia aparecen callos, durezas y trastornos debido a la mala circulación. Las mujeres suelen padecer problemas en los pies, debido a que eligen frecuentemente el calzado por lo bonito que es, en lugar de por cómo se adapta. Esto desencadena la aparición de juanetes y deformidades, que pueden terminar por producir dolores de espalda y de cuello. A continuación te damos algunos consejos para evitar el dolor de pies:
  1. Evitar los tacones muy altos.
  2. Usar calzado que tenga suela de caucho y una plantilla de calidad.
  3. Utilizar plantillas. Hay muchos tipos según la planta del pie que tengas y el arco del mismo, pero si el dolor es constante, visita al podólogo y él te facilitará una plantilla personalizada según tus necesidades.
  4. En el caso de llevar zuecos, es recomendable que tengan suela antideslizante, amortiguación y que se puedan sujetar por la parte de atrás.
  5. No llevar siempre el mismo zapato ni el mismo tipo de calzado.
  6. Hacer ejercicios para mantener el pie en forma: ir de puntillas o descalzo, saltar o hacer flexiones que ejerciten el pie.
curar el dolor de pies

¿Como afecta el calor al dolor en los dedos de los pies?

Los pies pueden hincharse e irritarse por las altas temperaturas y la humedad, sobre todo en los días más calurosos del verano. Esto sucede como consecuencia de una acumulación de líquido o crecimiento del tejido de forma temporal. Suele darse en personas que no están acostumbradas al calor o que están sentadas mucho tiempo. Consejos para evitar el exceso de calor en los pies:
  1. Utiliza calzado que permita la transpiración de tus pies, porque la humedad hace que la piel pueda desarrollar ampollas. Usar sandalias o chanclas que no envuelvan los pies.
  2. Lavar los pies diariamente y secarlos con cuidado.
  3. Mantener hidratado el organismo, pero no en exceso porque promueve la inflamación.
  4. Varía frecuentemente de zapatos y calcetines.
  5. Utiliza talco para secar los pies. Reduce el sudor, previene la irritación y las ampollas.
Dolor de pies

Remedios para el dolor en el empeine y planta de pie

Desde Centro Médico el Pilar os damos los siguientes consejos para que, junto con la ayuda de un podologo, vuestros pies no sufran y se mantengan sanos por más tiempo:
  1. Lavar los pies regularmente: Hazlo con agua templada durante 15 minutos para reducir la hinchazón y relajar los músculos, además de evitar dolor de pies, conseguiremos evitar infecciones en la planta de los pies y la aparición de hongos.
  2. Masajear los pies. Al presionar suavemente ciertos puntos de los pies, la musculatura se relaja. Emplea cremas especiales y haz movimientos circulares. También masajea el resto de las piernas, para ayudar a aumentar la circulación, ya que todas las partes del cuerpo están conectadas entre sí. Existen servicios sanitarios dedicados exclusivamente al masajear los pies y prevenir el dolor de pies como pues ser la reflexología podal.
  3. Pon tus pies en alto. Sirve para calmarlos y aumentar la circulación sanguínea si has pasado un día entero trabajando de pie.
  4. Si eres de los que suelen salirte ampollas en los pies y hay días en los que vayas a pasar mucho tiempo caminando o de pie, tómate un analgésico suave antes de ponerte en marcha, conseguir prevenir y retrasar el dolor de pies.
  5. Cura las ampollas en los pies. Las ampollas en los pies deben desinfectarse y cubrirse, para que no lleguen a convertirse en infecciones podológicas más serias.
remedios para el dolor de pies

Cuidado cuando llevamos tacones

Si hacemos caso de los estudios y las estadísticas, las mujeres sufrimos muchos más problemas en los pies que los hombres y que pueden llevarnos a tener dolor en los pies. Esto se debe a la utilización de tacones y zapatos con alzas especiales que nos producen desde juanetes hasta callosidades. Ahora bien, ¿Sabemos lo que le sucede a nuestro cuerpo cuando los llevamos puestos? Cuando apoyamos el pie desnudo sobre una superficie plana el peso de  nuestro cuerpo permanece repartido casi por igual en nuestra planta del pie. Así,  la parte de delante (metatarso) aguanta el 43% de nuestra masa corporal mientras que la parte de detrás lo hace con el 57%.

Como se aprecia en la imagen, podemos ver que a medida que aumenta el tacón, el peso que tiene que soportar la parte delantera se eleva hasta llegar casi al de un 90% en el caso de los tacones muy altos. No solo tendremos dolor en los pies sino que por supuesto tiene consecuencias negativas en nuestra salud como:
    1. Riesgo de esguinces de tobillo, la articulación que sufre por la sobrecarga de peso y el cambio de postura por los tacones.
    2. Riesgo de contractura y lesión en los gemelos que para compensar el peso desplazado hacia delante se contrae.
    3. La rodilla se tensa y se sobrecarga por la tensión de los músculos posteriores de la pierna y la contracción del cuádriceps. Los músculos posteriores de la pierna se tensan.
    4. La cadera también se desajusta, lo cual puede incrementar la lordosis o curvatura de las lumbares. Esto puede provocar dolores de espalda.
    5. Por último y aunque muy molesto pero sobre todo poco estético, llevar tacones a diario conlleva problemas de durezas, callosidades, juanetes y otras dolencias tratadas en una consulta de podología.
dolor talon de los pies dolor planta de los pies