¿Qué es el relleno de labios y cómo se hace?

¿Que es el relleno de labial?

El relleno de labios es una de las intervenciones estéticas más populares que existen. Esto se debe a que es sencilla, económica y por sí sola es capaz de aportar un gran cambio al rostro de cualquier persona. Su historia en la medicina estética es dilatada, pero su ejecución ha mejorado mucho en la actualidad. Las intervenciones que se realizaban en el pasado podían tener resultados estéticos inciertos. Como poca movilidad de la boca y sonrisas antinaturales. Sin embargo, en a día de hoy la medicina estética ha experimentado un notable desarrollo que permite controlar los efectos de estas intervenciones. Así, productos como el ácido hialurónico o implantes de silicona sólida aseguran unos resultados naturales sin sorpresas. Con estas intervenciones el paciente logrará unos labios bien definidos, hidratados y carnosos. Además, el relleno de labios es una intervención sencilla. En algunos casos ni siquiera hay que pasar por quirófano. Por lo tanto, sus riesgos son mínimos, la recuperación rápida y los posibles efectos adversos casi nulos. No obstante, no se recomiendan en casos en los que el paciente tenga enfermedades inmunológicas, alergias a los anestésicos o en mujeres embarazadas o en plena lactancia.

¿Para qué se usa el relleno de labios?

El relleno de labios es una intervención de medicina estética que puede estar orientada a varios fines. Algunos pacientes buscan simplemente definir mejor el contorno de su boca para tener una sonrisa más seductora. Otros, en cambio, quieren aumentar el volumen para presumir de unos labios más carnosos y sensuales. También los hay que quieren armonizar las proporciones de sus labios para dar una mayor simetría a su boca. Ya que el ojo humano percibe la armonía como bella. Por último, la intervención de relleno labial puede estar orientada a reducir las arrugas de los contornos de la boca. Así, cada intervención es muy particular. Y no sólo porque el objetivo de cada paciente sea distinto. También porque sus rasgos y condiciones faciales son únicas. Sin olvidar que la edad también es un factor muy importante que se debe tener en cuenta. Por ello, antes de decidir qué tipo de actuación quieres llevar a cabo y definir claramente lo que quieres conseguir con ella, es importante que lo consultes con un especialista en una clínica estética. Además, debes tener en cuenta que en la actualidad existen varios tipos de relleno de labios, algunos temporales y otros permanentes. Cada uno de ellos tienen características diferentes, pero la eficacia de todos ellos está comprobada.

¿Cómo hacer un relleno labial con ácido hialurónico?

Una de las intervenciones más populares y modernas es el relleno de labios con ácido hialurónico. Esta sustancia se encuentra de forma natural en el organismo, por lo que se trata de uno de los procesos estéticos menos invasivos y más seguros que puedes encontrar en el mercado. El ácido hialurónico se inyecta en los labios mediante agujas muy finas, sin cirugía. De forma previa se unta con anestesia tópica la zona en la que se va a aplicar. Por lo que el paciente no nota ni un solo pinchazo. El relleno labial con ácido hialurónico se realiza en una sola intervención que puede durar entre cinco y treinta minutos. El ácido hialurónico aumenta el volumen de los labios de una forma natural. Al ser una sustancia que se encuentra en el cuerpo, este la tolera sin generar ningún tipo de rechazo. Esto provoca que no sea una solución permanente, ya que el organismo lo va absorbiendo. Por lo que su efecto dura entre cuatro y doce meses, en función de la calidad del producto usado. El ácido hialurónico es uno de los componentes del colágeno. La sustancia que aporta hidratación y elasticidad a la piel. Esto hace que, además de rellenar los labios, les dé un aspecto más brillante y atractivo. De esta forma, al ser una sustancia que ya se encuentra de forma natural en el cuerpo, las posibles complicaciones serán casi nulas. Aunque puede darse sangrado momentáneo en el lugar de la inyección en los días posteriores a la intervención, así como enrojecimiento e hinchazón. Por esto último también es posible que el volumen deseado sea superior en los primeros días. Pero con el paso de las horas todo debería quedar como se ha planeado.

¿Cómo hacer un relleno de labios con implantes?

Otra técnica que se usa para el relleno de labios son los implantes de silicona sólida. Esta solución sí requiere de cirugía ambulatoria, sin ingreso posterior, pero es de carácter permanente. Se trata de una intervención por la que se hacen dos incisiones en las comisuras de los labios y se introducen los implantes. A diferencia de los rellenos labiales de silicona que se usaban en el pasado, estos están hechos para que el tejido del labio circundante no crezca. De este modo, la carne no se fija a ellos provocando falta de elasticidad y sonrisas forzadas y poco naturales. Esto, además, permite que los rellenos labiales de silicona sólida se puedan retirar en cualquier momento sin dificultad. Tanto por complicaciones como porque al paciente no le guste cómo han quedado. Lo que supone una enorme diferencia con implantes anteriores, que eran mucho más difíciles de corregir. La intervención de relleno de labios con implantes de silicona sólida se realiza en una sola sesión de una hora. Tras la operación, pueden aparecer hematomas, sangrado e hinchazón propios de la cirugía. Para poder apreciar el resultado hay que esperar varios días hasta que baje la inflamación.

¿Se puede hacer un relleno labial con grasa propia?

Las intervenciones con ácido hialurónico y con implantes de silicona sólida son las más populares para rellenos labiales temporales y definitivos, respectivamente. Sin embargo, existen otras técnicas que también son efectivas y más económicas. Una de ellas es el relleno de labios por lipofilling o lipotransferencia. Esta técnica usa la propia grasa del paciente para rellenar sus labios de forma prolongada, aunque no es definitiva. Y tiene un coste bastante inferior a los implantes de silicona sólida. Para hacer una lipotransferencia el especialista en medicina estética toma grasa de otras partes del cuerpo del paciente y la implanta en los labios de este. Así, el intervenido puede estar seguro de que el cuerpo no rechazará el implante. Puesto que se trata de un componente de su propio cuerpo. Es por ello que esta técnica es duradera pero no definitiva. Puesto que con el tiempo la grasa se va diluyendo. Se trata de una intervención quirúrgica ambulatoria en la que se usa anestesia local. La operación dura unos treinta minutos. El postoperatorio no es molesto, aunque se recomienda guardar reposo unos días. A la semana de la intervención el paciente se puede reincorporar a su rutina laboral. Y a las tres semanas puede volver a practicar deporte sin problemas.

Lip lift: unos labios más seductores sin relleno

Otra técnica que se suele usar para embellecer los labios es la del Lip lift. Aunque no se trata de un relleno labial, el resultado que ofrece es parecido en apariencia. Ya que a simple vista da la sensación de que ha aumentado su volumen.  Esta intervención está destinada a levantar el labio superior de aquellas personas que lo tienen bajo o a quienes se les ha ido cayendo con la edad. El Lip lift consiste en una intervención quirúrgica por la que se hacen pequeñas incisiones en los surcos de la nariz y estirar el labio superior. Esto hace que se levante y adquiera una apariencia más joven. Esta operación también es ambulatoria y se realiza con anestesia local en treinta o cuarenta minutos. Su postoperatorio no reviste complicaciones. Puede aparecer un ligero hinchazón, para lo que es bueno aplicar hielo. Los resultados serán visibles al mes y medio, aproximadamente, y tienen carácter definitivo.

Precauciones después de una intervención de relleno de labios

Como hemos observado, cada intervención de relleno labial tiene sus propias características y tiempo de recuperación. No obstante, todas ellas hacen más vulnerable la zona de los labios. Y, de no tener las suficientes precauciones, podrían derivar en infecciones o un aspecto final indeseado. Por ello, es importante que sigas estos consejos si te sometes a una intervención de relleno de labios:
  • Evitar el calor y las exposiciones solares prolongadas: las altas temperaturas podrían complicar la penetración de los productos y la fijación de las sustancias usadas.
  • Aplicar frío: sobre la zona afectada para evitar la aparición de hematomas y rebajar la inflamación.
  • Evita manipularlos: trata de no tocar la zona, al menos en las horas inmediatamente posteriores a la intervención. Ya que esto podría provocar una inflamación indeseada. Del mismo modo, procura no moverlos en exceso. Puesto que estarán muy sensibles y al permanecer en reposo las sustancias aplicadas trabajarán mejor.
  • Mantener la higiene de la zona: para lo que deberás lavarte las manos cada vez que te toques los labios. Así evitas el riesgo de sufrir infecciones.
  • Evitar el deporte: y cualquier actividad física hasta que te hayas recuperado totalmente. En especial aquellas en las que hay contacto, ya que un golpe en los labios puede ser fatal para el proceso de curación.
  • Deja el maquillaje: hasta que la herida se haya curado y la inflación haya desaparecido.