Problemas de atención

La mayor parte de los niños tienden a ser distraídos, hiperactivos o impulsivos en algún momento. Los niños de edad prescolar, es normal que tengan una capacidad deatención limitada o que se cansen o se aburran y no sean capaces de atender una misma actividad durante mucho tiempo. De hecho, en os que son más mayores, incluso en los adolescentes, la capacidad de atención depende del nivel de interés que cada actividad.

¿Cuando los problemas de atención son un problema?

Puede existir un problema, cuando los problemas de atención se manifiestan en todos los entornos del niño, que generalmente son el hogar, el colegio y con los amigos. Aunque todas las áreas se vean afectadas, es probable que sea en el colegio donde destaquen los problemas de un niño relacionados con falta de atención, ya que las actividades de la clase demandan una cantidad mayor de concentración, paciencia y autocontrol. Estos tipos de demandas no son tan prevalentes en la casa o en los grupos de juego, así es que en esos entornos el niño podría haber tenido menos problemas. Un niño que presenta un patrón de falta de atención generalmente manifiesta estas características:
  1. No es capaz de prestar atención a los detalles o comete errores por descuido en los trabajos del colegio.
  2. Tiene dificultades para seguir instrucciones y no consigue terminar tareas o los trabajos del colegio.
  3. Se distrae con facilidad.
  4. Se olvida de hacer algunas actividades diarias.
  5. Le cuesta permanecer concentrado en tareas o juegos.
  6. Parece que no escuche.
  7. Tiene problemas para organizarse.
  8. Evita o le agobian las actividades que requieren esfuerzo mental de concentración, como los deberes del colegio.
  9. Pierde u olvida elementos que se necesitan para deberes o actividades (lápices, gomas, agenda, pelota, chaqueta).
Fracaso escolar
Hablamos de problemas de fracaso escolar, cuando un niño no alcanza el nivel de rendimiento medio esperado para su edad y nivel pedagógico, o en referencia a una disminución significativa de las calificaciones académicas respecto a un momento previo. Así, el fracaso escolar se entiende como la dificultad para asimilar e interiorizar los contenidos académicos establecidos por el sistema educativo en función de la edad y desarrollo del niño, y puede ser motivado por múltiples causas de diferente índole.

Causas del fracaso escolar

El fracaso escolar generalmente no está provocado por una única causa, de hecho es frecuente que se vea motivado por varias de ellas al mismo tiempo. Así, es imprescindible tener en cuenta las dificultades de cada estudiante tanto cognitivas como motivacionales y su nivel de rendimiento académico, el cual puede estar determinado por múltiples de factores.
Entre los factores que pueden influir en el fracaso escolar podemos destacar los siguientes
  1. Trastornos pedagógicos, debidos a una diferencia de ajuste entre los objetivos escolares planteados al alumno y su adaptación a estos.
  2. Trastornos psicológicos, como problemas de conducta y/o emocionales, miedos, fobias, ansiedad o depresión entre otros.
  3. Trastornos del aprendizaje, referidos a la presencia de problemas de tipo clínico como puede ser el Trastorno de Déficit de Atención y sus distintas modalidades.
  4. Trastornos específicos del desarrollo, relacionados con la existencia de dificultades significativas en destrezas básicas como la lectura, escritura o razonamiento matemático.
  5. Aspectos relativos al nivel de maduración tanto psicológica como física del niño. Como las capacidades de atención, memoria, percepción, etc.
  6. Otros problemas relacionados con las aptitudes básicas de memoria, atención, aptitud verbal o numérica que afectan al rendimiento del niño.
  7. Otros problemas derivados de la sobrecarga de actividades o contenidos a aprender.

¿En qué consisten las sesiones para el fracaso escolar?

El objetivo principal de la terapia ante un caso de fracaso escolar, es diseñar un plan de tratamiento que se adapte a las necesidades de cada caso en particular, comenzando por la resolución de los problemas que generan más dificultad en el área escolar. Para ello, es fundamental evaluar la sintomatología que presente el niño, tanto a nivel emocional, como psicomotor. Así, podremos trabajar las emociones de forma que el niño aprenda a gestionarlas y expresarlas de forma adecuada y éstas interfieran en menor medida en el ámbito escolar. A su vez, conoceremos los posibles déficits a nivel de técnicas de estudio, que puedan igualmente estar interfiriendo de forma importante en su rendimiento. De esta forma, otro de nuestros objetivos será favorecer técnicas de aprendizaje adecuadas, de forma que permitan planificar y organizar las tareas de manera eficaz y adaptada a las capacidades del niño..
Ver horarios

Pedir cita

Horarios

De lunes a viernes

Mañanas: de 9:30 a 14:00
Tardes: de 16:30 a 20:00

Sábados

Mañanas: de 10:00 a 13:00

Sociedades concertadas