Lunes - Viernes

Mañanas: 9:30h-14:00h Tardes: 16:30h-20:00h

Sábados: 10:00h-13:00h

91 386 30 41

info@centromedicoelpilar.com

Av. Betanzos 53, 1º

28029 Madrid

reloj

Lunes - Viernes 8:00-19:00

Sábados 9:00-14:00

91 386 30 41

info@centromedicoelpilar.com

Av. Betanzos 53, 1º

28029 Madrid

Tratamiento hiperhidrosis sudoración excesiva Madrid

hiperhidrosis madrid
tratamiento excesivo sudor

Tratamiento para la sudoración excesiva en manos, axilas y pies

Tratamiento para hiperhidrosis en Madrid

La consulta médica es fundamental en casos de hiperhidrosis, ya que un especialista medico podrá realizar un diagnóstico preciso, determinar la causa subyacente de la excesiva sudoración y recomendar el tratamiento más adecuado. El médico podrá ofrecer opciones de tratamiento como antitranspirantes, medicamentos, procedimientos como la iontoforesis o toxina botulínica, entre otros.

Así mismo nuestro medico especialista podrá realizar pruebas para determinar la causa del exceso de sudoración, ofrecer opciones de tratamiento como medicamentos, procedimientos o terapias alternativas, y brindar orientación sobre cómo mejorar la calidad de vida de la persona afectada por esta condición.

Doctor

Medico especialista colegiado

Todos nuestros medicos especialistas están colegiados en el colegio de medicos de Madrid y debidamente acreditados.

Botox

Botox de primeras marcas

Solo trabajamos con marcas de Botox de confianza con aprobación CE y FDA. Estas son Azzalure y Vistabel.

Cita previa

Con cita previa

Sesión de medicina con cita previa, evitaras colas y esperas

Personal

Consulta personalizadas

Tratamiento personalizado según el tipo y grado de hiperdrosis que presenta el paciente.

Déjanos tu teléfono, te llamaremos para concretar

Horario

Lunes a
Viernes

09:30h a 14:00h
16:30h a 20:00h

Sábados

10:00h a 13:00h

hidrosis axilar
operacion sudor en las manos madrid

¿Cuales son los tratamientos para la hiperhidrosis? 

Para los casos de hiperhidrosis severa, existen diversos tratamientos médicos y procedimientos disponibles que pueden proporcionar alivio a los pacientes, se incluyen:

Toxina botulínica (Botox): La inyección de toxina botulínica en las áreas afectadas puede bloquear temporalmente las señales nerviosas que estimulan la sudoración excesiva.

– Medicamentos anticolinérgicos: Algunos medicamentos recetados, como la oxibutinina, pueden ayudar a reducir la sudoración al bloquear los neurotransmisores responsables de estimular las glándulas sudoríparas.

Cirugía de simpatectomía torácica endoscópica (STE): En casos severos de hiperhidrosis, la STE puede ser una opción. Esta cirugía consiste en cortar o destruir los nervios simpáticos que controlan la sudoración en las áreas afectadas.

Tratamientos pala hiperdrosis

hiperdrosis axilar precio
hiperdrosis plantar precio

Sudoración excesiva

Tipos de hiperhidrosis

Existen varios tipos de hiperhidrosis, tales como la primaria, la cual consiste en la sudoración excesiva que afecta áreas específicas del cuerpo, la secundaria que es ocasionada por alguna condición médica, como menopausia, hipertiroidismo, diabetes o efectos secundarios de medicamentos, y por último la emocional, la cual se desencadena por factores emocionales o psicológicos, como estrés, ansiedad o miedo

Precio tratamiento hiperdrosis

Valoración

0
  • 20/30 Minutos
  • Cita previa

1 sesión

350
  • 20/30 Minutos
  • Cita previa

La hiperhidrosis se presenta cuando las glándulas sudoríparas de una persona están sobreactivas, causando que produzcan más sudor de lo normal, incluso sin necesidad de termorregulación por el ejercicio o altas temperaturas. Las razones detrás de esta producción excesiva de sudor pueden ser variadas:

Genética: La tendencia a presentar hiperhidrosis podría estar inscrita en los genes. Si existen antecedentes familiares, puede ser un indicador de que tu condición tiene una raíz hereditaria.

Problemas de Salud Subyacentes: En algunos casos, la hiperhidrosis es secundaria a condiciones médicas como la diabetes, problemas con la tiroides o infecciones.

Medicamentos: Determinados fármacos están asociados con la sudoración
excesiva como un efecto secundario.

Estrés y emociones: La ansiedad y el estrés emocional también pueden disparar episodios de sudoración intensa, vinculándose así con la hiperhidrosis focal. Reconocer las causas subyacentes de la hiperhidrosis es fundamental para su correcto tratamiento y manejo.

El pronóstico de la hiperhidrosis varía dependiendo de su causa y tipo. Como regla general, la hiperhidrosis primaria, aquella que no se debe a otra condición médica o medicamentos, puede persistir durante muchos años, o incluso ser una condición de por vida. Por el contrario, la hiperhidrosis secundaria podría mejorar tratando su condición subyacente o ajustando la medicación.

El diagnóstico temprano y la intervención con diferentes tratamientos pueden ayudar a manejar la condición, aunque no es posible predecir su remisión total con certeza. El seguimiento médico continuo es esencial para cualquier cambio en el patrón o severidad de la sudoración.

Las técnicas de relajación y el manejo del estrés son fundamentales para reducir los síntomas de la hiperhidrosis, una condición en la que la persona experimenta una sudoración excesiva e incontrolable. El estrés emocional puede desencadenar episodios de sudoración excesiva en personas susceptibles, por lo que aprender a controlar el estrés es esencial para quienes sufren de hiperhidrosis.

La meditación, la respiración profunda y el yoga son algunas de las opciones de técnicas de relajación que pueden ayudar a controlar el estrés y mejorar la calidad de vida de quienes padecen hiperhidrosis. La meditación permite a la persona centrarse en el momento presente y liberar la mente de pensamientos negativos que puedan estar contribuyendo al estrés.

La respiración profunda ayuda a calmar el sistema nervioso y a reducir la ansiedad, lo que puede disminuir la frecuencia y la intensidad de los episodios de sudoración excesiva. Por su parte, el yoga combina la práctica de posturas corporales, la respiración y la meditación para equilibrar el cuerpo y la mente, lo que puede contribuir a reducir los niveles de estrés y mejorar la salud en general.

La alimentación juega un papel importante en el control del sudor, ya que algunos alimentos pueden estimular la producción del mismo, mientras que otros pueden ayudar a reducirlo. Aunque la alimentación en sí misma no cura la hiperhidrosis, puede ayudar a manejar sus síntomas. Una alimentación saludable que incluya frutas y verduras ricas en agua puede contribuir a regular la temperatura corporal.

Además, puede ayudar:

– Evitar alimentos picantes y condimentados que pueden estimular la sudoración.
– Reducir el consumo de cafeína y alcohol, ya que pueden aumentar la ansiedad
y la tasa metabólica, llevando a un incremento en la sudoración.
– Incrementar la ingesta de calcio y magnesio, minerales que contribuyen a la
función normal de las glándulas sudoríparas.
– Mantenerse hidratado, un cuerpo bien hidratado puede regular mejor la
temperatura y, por lo tanto, el sudor.
– Al adoptar una dieta balanceada, se puede ayudar al cuerpo a mantener un
equilibrio que quizás reduzca la incidencia de la sudoración excesiva.

El ejercicio y la actividad física son importantes aliados en el control de la sudoración excesiva, ya que tienen diversos beneficios que contribuyen a mantener el equilibrio del cuerpo. En primer lugar, mejorar la circulación sanguínea es clave para facilitar la eliminación de toxinas a través del sudor, lo que a su vez ayuda a regular la temperatura corporal.

Realizar ejercicio de forma regular es fundamental para mantener un estilo de vida saludable y controlar la hiperhidrosis. Es importante elegir actividades físicas moderadas, como caminar, nadar o hacer yoga, que no provoquen un aumento excesivo de la sudoración. Además, es recomendable utilizar prendas transpirables y adecuadas que permitan absorber el sudor y mantener la piel seca durante el ejercicio.

Además de los beneficios físicos, el ejercicio también tiene un efecto positivo en la mente y el estado de ánimo, lo que puede contribuir a reducir el estrés y la ansiedad, factores que pueden agravar la sudoración excesiva. Por lo tanto, incorporar la actividad física en la rutina diaria no solo es beneficioso para
controlar la hiperhidrosis, sino que también ayuda a mejorar la calidad de vida en general.

La hiperhidrosis es una condición que afecta a muchas personas en todo el mundo, independientemente de su peso o tamaño. Si bien es cierto que puede ser más común en personas obesas, también puede afectar a personas delgadas.

Además, la sudoración excesiva puede ocurrir en cualquier parte del cuerpo, no solo en las axilas o en las palmas de las manos. Es importante tener en cuenta que la hiperhidrosis no es simplemente un problema de higiene, sino una condición médica que puede tener un impacto significativo en la calidad de vida de quienes la padecen.

La sudoración excesiva puede ser incapacitante y afectar las interacciones sociales y laborales de una persona. Afortunadamente, existen opciones de tratamiento efectivas para la hiperhidrosis, que van desde antitranspirantes especiales y medicamentos orales hasta procedimientos médicos como la iontoforesis y la toxina botulínica. Incluso en casos más severos, la cirugía puede ser una opción.

Por lo tanto, es fundamental informarse sobre la hiperhidrosis y desmitificar los mitos que la rodean para poder buscar ayuda y encontrar una solución adecuada. No hay necesidad de sufrir en silencio, ya que hay opciones de tratamiento disponibles que pueden mejorar significativamente la calidad de vida de quienes sufren de esta condición. ¡Es importante buscar ayuda y no dejar que la hiperhidrosis controle tu vida!

Existen alternativas naturales que pueden ayudar a reducir la sudoración en casos de hiperhidrosis, como el uso de hierbas como la salvia, el té verde, el limón, el vinagre de manzana, entre otros.

Por otro lado, el uso de desodorantes naturales a base de bicarbonato de sodio, limón o aceites esenciales, la aplicación de talco o almidón de maíz en las áreas afectadas, el consumo de infusiones de plantas con propiedades astringentes como la salvia, el roble o el hamamelis, y la práctica de técnicas de relajación como la meditación o el yoga para reducir el estrés.

Además, es importante mantener una buena higiene personal, utilizar ropa de telas naturales que permitan la transpiración y mantenerse hidratado para ayudar
a regular la temperatura corporal. También se puede recurrir a tratamientos médicos como la iontoforesis, que consiste en aplicar una corriente eléctrica a través del agua en las manos, pies o axilas para bloquear temporalmente las glándulas sudoríparas, o la toxina botulínica, que se inyecta en las axilas para bloquear la transmisión de los nervios que activan las glándulas sudoríparas.

En casos más severos, se puede recurrir a la cirugía para extirpar las glándulas sudoríparas o realizar una simpatectomía, que consiste en cortar los nervios que transmiten la señal de sudoración. Estas alternativas pueden ser utilizadas como complemento al tratamiento médico, pero es importante consultar a un especialista  antes de utilizarlas.

Para quienes buscan tratamientos naturales para manejar la hiperhidrosis, hay varias opciones. Estas estrategias puede que no eliminen completamente el problema, pero son útiles para muchas personas que desean reducir la sudoración:

– Practicar ejercicios de yoga y meditación regularmente: Estas actividades pueden mejorar la respuesta al estrés y reducir la ansiedad, lo que a su vez puede disminuir la sudoración.

– Aplicar vinagre de sidra de manzana: Este producto natural puede alterar el pH de la piel, posiblemente reduciendo la sudoración cuando se aplica tópicamente.

– Baños con infusión de salvia: La salvia tiene propiedades astringentes que pueden ayudar a controlar el sudor, especialmente como baño de pies o manos.

– Usar ropa confeccionada con fibras naturales: Las telas como el algodón y el lino permiten que la piel respire, disminuyendo la retención de calor y humedad.

– Mantener una higiene adecuada: Baños regulares, uso de talco antitranspirante natural y cambios frecuentes de ropa pueden ayudar a minimizar las incomodidades asociadas al sudor. Es importante recordar que las soluciones naturales pueden ser efectivas, pero su eficacia varía de una persona a otra.

Axilar o sudoración excesiva en las axilas: puede ser especialmente incómoda y embarazosa, ya que provoca manchas en la ropa y mal olor. Esta condición puede afectar la confianza y la autoestima de quienes la padecen.

Plantar o sudoración excesiva en los pies: esta condición puede causar incomodidad, mal olor y aumentar el riesgo de infecciones fúngicas debido a la humedad constante en los pies.

Palmar: se manifiesta con una sudoración excesiva en las palmas de las manos, lo que puede dificultar actividades cotidianas como escribir, sostener objetos o dar la mano.

Facial: puede manifestarse con una visible sudoración excesiva que afecta la frente, la nariz, las mejillas y el cuero cabelludo. Esta condición es difícil de ocultar, lo que puede generar preocupación y afectar la vida social y profesional de la persona que la padece.

tratamiento sudoracion pies madrid
sudoracion excesiva manos

Otros tratamientos estéticos

A continuación te presentamos otros tratamientos estéticos relacionados con el tratamiento de hiperdrosis que realizamos en nuestro centro medico en Madrid

Ojeras con ácido hialurónico

Clareado de ojeras con A.H

Fotorejuvenecimiento facial

Con IPL (Luz Pulsada Intensa)

Eliminar verrugas y lunares

Con laser o lápiz de plasma

Tratamiento con bótox

Elimina arrugas frente, ojos y labios

0/5 (0 Reviews)
logo centro medico el pilar

Certificados médicos y psicotécnicos para renovar carnet de conducir. Centro de especialidades Medicas en Madrid

91 386 30 41

Horario

Lunes – Viernes:                      Mañanas: 9:30h -14:00h            Tardes: 16:30h – 20:00h                        Sábados:                                                Mañanas: 10:00h – 13:00h

Dirección

Avenida de Betanzos nº 53, 1º piso
28029 Madrid