Dña. Carmen Melgosa
Graduada en Psicología, Posgrado en Psicología General Sanitaria y Magíster en Neuropsicología Cognitiva.Ha trabajado en centros privados de referencia en la Comunidad de Madrid como Psicóloga Sanitaria, tratando diversos problemas como ansiedad, depresión, estrés.

¿Que es la Ansiedad?

La ansiedad es una reacción normal de todas las personas frente a situaciones de estrés, incertidumbre, miedos… en definitiva, situaciones que puedan suponer un peligro o una amenaza para la persona la cual puede ser real o imaginaria; y que en ocasiones surge sin que la persona pueda identificar un desencadenante claro.

El problema viene cuando la ansiedad surge ante situaciones que no suponen una amenaza real, o aunque sí lo sean las reacciones son tan elevadas que no nos permiten desenvolvernos con normalidad en todas las situaciones cotidianas de nuestra vida.

Estas situaciones provocan un malestar notable y un deterioro clínicamente significativo de la actividad del individuo.

  • Necesitario cita previa: Si
  • Duración de la sesion: 60 min
    • Te ayudamos a superar la ansiedad

      Superar la ansiedad es posible mediante la terapia psicológica. Un psicólogo puede ayudar a la persona que sufre ansiedad a aprender diferentes técnicas. Las sesiones consisten en la recogida de información acerca de los momentos ansiógenos de la persona, los pensamientos y las emociones que se generan y las conductas que suceden de ellos. Mediante el estudio de estos puntos, el psicólogo puede recabar información suficiente para aportar las herramientas necesarias al paciente e impartir la psicoeducación necesaria para que la persona comprenda qué le pasa, por qué y cómo solucionarlo. El alivio de los síntomas se produce a lo largo de las sesiones y del aprendizaje y puesta en práctica de estas técnicas, personalizadas a cada caso, ya que no todos los pacientes ni sus problemas son iguales.
    • Sintomas de tener ansiedad

      Cuando se sufre de ansiedad, la persona siente mucha angustia, y tiene diversos síntomas como nerviosismo, inquietud o impaciencia, dificultad para concentrase, fatiga, irritabilidad, problemas para conciliar el sueño que suele ser no reparador ni satisfactorio…
      Sintomas fisicos
      La ansiedad tiene un componente físico muy importante, por lo que además la persona puede sentir tensiones musculares (temblores, dolor de cabeza), sensación de falta de aire, dolores estomacales, náuseas, mareos, taquicardias, etc. Estos síntomas físicos suelen ser motivo de mayor angustia y preocupación; dado que el individuo puede no identificarlos con la ansiedad y pensar que tiene una enfermedad grave, que le falta el aire, que está sufriendo algún proceso cardiaco… Todos estos síntomas pueden llevarnos a:
      • -Temor a la pérdida del control
      • -Sudoración
      • -Tensión muscular
      • -Taquicardia
      • -Molestias en el estómago
      • -Dificultades respiratorias
      • -Sequedad de boca
      • -Dolores de cabeza o mareo, náuseas
      • -Molestias en el estómago
      • -Intranquilidad motora (movimientos repetitivos, rascarse, tocarse, etc.)
      • -Quedarse paralizado
      La interpretación que cada persona haga de la situación en la que se encuentra, determinará la intensidad de la reacción de ansiedad. Cuanto más amenazantes piense que serán las consecuencias de la situación y cuantos menos recursos para afrontarla tenga la persona, mayor será la reacción de ansiedad.
    • Tratamiento ansiedad

      Los tratamientos que se pueden aplicar a la ansiedad son muy diversos, aunque los más utilizados y extendidos en el mundo de la psicología son los que se basan en la terapia cognitivo-conductual. El psicólogo utiliza el diálogo para desmontar posibles creencias irracionales que afectan al paciente generando dicha ansiedad, además de enseñarle técnicas como la relajación o la parada de pensamiento, entre otras, para aliviar su sintomatología en los momentos necesarios. Mediante el diálogo con el terapeuta, el paciente descubre cuáles son las causas de su ansiedad y con la comprensión de las mismas se comienza a aliviar el síntoma. Además de la terapia psicológica, en algunos casos también se prescriben medicamentos que ayudan a aliviar el síntoma. Es importante tener en cuenta que la toma de medicación debe ir unida a la psicoterapia para poder conseguir la superación de la ansiedad, ya que la medicación mitiga el síntoma, pero no lo trata de raíz para que no vuelva a suceder.
    • ¿Cómo calmar la ansiedad?

      Podemos calmar la ansiedad de muchas maneras, aunque cada una de ellas tendrá un efecto diferente dependiendo de la persona que lo utilice. Hacer ejercicio es una buena forma de calmar la ansiedad, tal y como lo puede ser reducir la ingesta de cafeína o de comidas y bebidas estimulantes. Realizar actividades relajantes como meditar o pasear (siempre dependiendo de los gustos de la persona) ayuda a aliviar la ansiedad y a estabilizar el estado de ánimo. A algunas personas también consiguen clamar su ansiedad pasando tiempo con sus seres queridos, aunque puede que a otras personas les genere aún más, siempre dependiendo del tipo de relación que se tenga con ellos. Podemos buscar actividades relajantes, como la meditación en todas sus vertientes, escuchar música relajante o practicar la respiración profunda. Aprender a tener una actitud positiva ante la vida reduce la ansiedad. Tener actitudes asertivas con los demás, sabiendo decir no y defendernos a nosotros mismos a la vez que respetamos a los demás, es algo que es beneficioso para la salud, a la vez que puede llegar a reducir el nivel de ansiedad de las personas. Reír también es un buen trabajo, por lo que si buscamos algo que nos haga reír cuando estemos ansiosos, esa ansiedad puede disminuir.
    • Ansiedad patológica

      En la ansiedad patológica, el síntoma principal es la presencia casi constante de preocupación o tensión incluso cuando hay poca o ninguna causa. Las preocupaciones parecen saltar de un problema a otro, como problemas familiares o de relaciones interpersonales, cuestiones de trabajo, dinero, salud y otros problemas. La persona puede ser consciente de que sus preocupaciones o temores son más fuertes de lo necesario; intentando reducirlos o evitarlos; pero en ocasiones esto genera más culpa y más preocupación, empeorando la ansiedad.
    • ¿Qué es un ataque de ansiedad?

      Un ataque de ansiedad es una reacción de ansiedad muy intensa, acompañada de la sensación de falta de capacidad para controlar esta reacción, y la convicción de que a continuación me ocurrirá algo peor. Esta crisis de ansiedad puede producirse en diferentes situaciones, que tenderán a evitarse posteriormente, y están provocadas tanto por pensamientos catastróficos (ataque al corazón, mareos y pérdida de conciencia, incluso muerte) como por la respiración agitada, que desencadenan un rápido aumento de la activación fisiológica.
    • Técnicas para controlar la ansiedad

      Una de las técnicas para controlar la ansiedad es distraer la atención del foco ansiógeno, es decir, centrar nuestra atención en algo que nos distraiga. Podemos realizar una parada de pensamiento, retirando la atención de un pensamiento que nos produce ansiedad y centrándolo en realizar una tarea, cantar, contar números o hacer cuentas, etc. Otra técnica muy utilizada, aunque no funciona a todo el mundo, es la relajación. Practicar la relajación muscular permite al cuerpo relajarse, por lo que la mente tiende a relajarse también. Mediante la tensión y distensión muscular, hacemos un ejercicio en el que nos relajaremos. Las diferentes sesiones de relajación se puede registrar para controlar cuánto de relajados estamos antes, durante y después de su realización, viendo si nos está siendo efectiva o no. La respiración controlada también nos puede ayudar a relajarnos. Al igual que cuando estamos más excitados la respiración aumenta, la disminución de ésta controlada puede ayudarnos a relajarnos y controlar la ansiedad. Existen diferentes ejercicios que utilizan la respiración, y cuando se realice de manera habitual puede tomarse nota en un autorregistro para controlar la eficacia de la misma. Existe una técnica con la que podemos calmar nuestra ansiedad basada en autoinstrucciones. De esta manera, nos enviamos mensajes a nosotros mismos para afrontar la situación, tomando un papel en el que sabemos controlar la situación y nos decimos a nosotros mismos cómo controlarla. Esta técnica también nos puede ayudar a modificar nuestros pensamientos irracionales a la vez que nuestras conductas, ambas evocadoras de ansiedad.
    • Tipos de trastornos de ansiedad

      Existen diversos trastornos de ansiedad; para los cuales es importante el tratamiento integral psicoterapéutico y farmacológico, como son el trastorno de pánico el , trastorno obsesivo-compulsivo (TOC), la fobia socia (o trastorno de ansiedad social), las fobias específicas y el trastorno de ansiedad generalizada (TAG). Los síntomas derivados de estos trastornos generan un malestar significativo en la persona que lo padece; y a largo plazo, pueden derivar en un deterioro de las relaciones personales (a nivel laboral, social, familiar, de pareja…) y de otras áreas relevantes en la actividad de la persona Por ello, una adecuada evaluación, diagnóstico, tratamiento y seguimiento puede resultar de gran ayuda para evitar y mitigar el sufrimiento de la persona; así como ayudarle a retomar una vida plena y satisfactoria
    Ver horarios

    Pedir cita

    Horarios

    De lunes a viernes

    Mañanas: de 9:30 a 14:00
    Tardes: de 16:30 a 20:00

    Sábados

    Mañanas: de 10:00 a 13:00

    Sociedades concertadas