Dña. Carmen Melgosa
Graduada en Psicología, Posgrado en Psicología General Sanitaria y Magíster en Neuropsicología Cognitiva.Ha trabajado en centros privados de referencia en la Comunidad de Madrid como Psicóloga Sanitaria, tratando diversos problemas como ansiedad, depresión y distimia.

¿Qué son los duelos?

El duelo es el proceso psicológico que se produce tras una pérdida, una ausencia, una muerte o un abandono, y es diferente para cada persona. El duelo consiste en un proceso de adaptación que nos permite restablecer el equilibrio personal que ha quedado alterado por la pérdida. Las consecuencias emocionales están directamente relacionadas con la persona que hemos perdido y con la forma en que se ha producido la pérdida: el tiempo de relación, la intensidad y las circunstancias de esa relación, pérdida repentina o no… Igualmente, una pérdida importante siempre supone un gran dolor, tristeza, desestructuración y desorganización. El duelo emocional, a pesar del sufrimiento que causa, es un proceso necesario que nos ayuda a adaptarnos a la pérdida, nos prepara para vivir sin esa persona, y es fundamental para conducir correctamente el vínculo afectivo de forma que sea compatible con la realidad presente.

  • Necesitario cita previa: Si
  • Duración de la sesion: 60 min
    • Te ayudamos ante un duelo

      Un duelo, siempre supone un gran dolor, tristeza, desestructuración y desorganización, pero cuando después de un tiempo la persona sigue teniendo los mismos síntomas, se convierte en patológico o complicado. Es frecuente, que una pérdida no elaborada de forma adecuada de paso a problemas emocionales al cabo de meses o incluso años.
      Atencion personalizada
      Nuestro psicologo especialista le acompañara en cada una de las fases existentes en el proceso de duelo, dándole toda la atención que necesite con el fin de ir superándola progresivamente en el tiempo, así mismo se tendrán en cuenta los factores individuales que intervienen en el proceso como pueden ser, la personalidad del paciente, el aspecto cognitivo, niveles de autoestima y confianza en sí mismo, o grado de estrechez e importancia de la relación.
    • Etapas de un duelo

      El duelo conlleva dolor, llanto, sufrimiento por la pérdida y se puede llegar a sentir desinterés por el mundo externo. El contexto social de las personas y su apoyo social son indicadores de cómo transcurrirá el duelo. Cuando la muerte es inesperada y el ser querido que se ha perdido tenía gran importancia en los planes vitales de la persona o era considerada como importante dentro de su vida, el duelo también será mayor, ya que elaborar la pérdida y adaptarse a tal ausencia será más difícil. Podemos diferenciar entre procesos de duelo normales y procesos de duelo patológicos. Un duelo normal consta de cinco etapas:
        Negación
        En un primer momento la persona no se cree que haya podido pasar y busca otras alternativas que puedan explicar lo sucedido.
        Ira
        Cuando la persona acepta la pérdida, aparece la etapa de enfado e ira, en la que incluso puede enfadarse con el ser querido que ya no está.
        Negociación
        La persona intenta posponer la pérdida, deseando que el ser querido vuelva y buscando las maneras de que esto pudiera ocurrir.
        Depresión
        La persona se entristece por la pérdida. Suele aparecer en el momento en el que aparecen situaciones en las que se echa de menos al ser querido, y se mantiene durante un tiempo.
        Aceptación
        Es el momento en el que la persona acepta la pérdida y los sentimientos negativos que ésta conlleva, adaptándose a la nueva vida sin el ser querido.
    • Duelo patologico

      En un duelo patológico intervienen muchos factores, como su duración total y de las diferentes fases, la presencia de sentimientos desproporcionados de culpa, cambios repentinos de comportamiento o ausencia afectiva en personas que habitualmente no tienen estas características. Pueden aparecer episodios de insomnio, abuso de sustancias, ansiedad, depresión o ideas de suicidio como respuesta a los sentimientos negativos. En estos casos es importante considerar acudir a un psicólogo para que evalúe si el duelo que se está dando es un duelo normal o complicado para que ayude a la persona a superarlo de la mejor manera posible para lograr la adaptación a la nueva vida.
      Sentimientos encontrados
      Cuando un duelo no se está llevando a cabo de la manera óptima y además la pérdida ha sido inesperada, se dan situaciones más duraderas de shock en los que la persona no reacciona ante la situación, llegando este periodo a ser mayor a tres semanas. Se pueden dar tipos de duelo en los que la persona puede experimentar sentimientos de tristeza y de alivio a la vez, sobre todo en las ocasiones en las que la relación con la persona perdida era de maltrato o cuando ésta sufría demasiado en sus últimos momentos de vida. En este caso, la persona sufre mucho al aparecer sentimientos contradictorios y que le hacen sentir culpable. Este tipo de duelo se suele prolongar en el tiempo y conlleva un sufrimiento muy intenso.
      Duelo dilatado en el tiempo
      Cuando el duelo es normal pero se alarga más en el tiempo de lo habitual, estamos ante otro tipo de duelo patológico que, según la cultura de la persona que lo padece, puede considerarse como algo normal. Debemos tener en cuenta siempre que si la situación de duelo es mayor a dos años y provoca un sufrimiento intenso, se debe tratar de solucionar acudiendo a un profesional. La adaptación a la nueva vida tras la pérdida de la persona querida debe darse antes de este periodo de tiempo y, si no es así, es importante que la persona se plantee recibir ayuda para poder seguir con su vida de una manera óptima.
      Evitar el sufrimiento
      Cualquier situación que cause sufrimiento a una persona es vulnerable de ser tratada por parte de un psicólogo para ayudar a que éste sea menor por lo que, aunque el duelo no sea patológico, la persona que ha sufrido la pérdida puede aprovechar la ayuda que ofrece un psicólogo para acompañarle en este proceso.
    • Afrontamiento de un duelo

      Ante el dolor por la pérdida sufrida, es importante trabajar con nuestros recursos personales y aprender otros nuevos.
      • -Buscar el apoyo de familiares y amigos. Aunque hay ocasiones en que preferimos estar solos, el apoyo es importante.
      • -Es importante no ocultar el dolor, permitir que los recuerdos surjan y compartir tanto los buenos como los malos momentos.
      • -Intentar compartir los malos momentos con personas diferentes.
      • -Puede ayudar expresar emociones o pensamientos a través de un diario.
      • -Es bueno guardar algunos objetos como recuerdo, ya que quizás te sirva de ayuda posteriormente.
      • -Es preferible evitar tomar decisiones importantes de forma precipitada.
      • -Ayuda mucho cuidarse a uno mismo a través de la alimentación, el ejercicio físico y el descanso.
      • -Encontrar pequeños espacios de bienestar, es importante darse permiso para vivir y disfrutar.
      • -También es de ayuda marcarse pequeñas obligaciones y poco a poco recuperar nuestra vida familiar, social, laboral y personal.
    Ver horarios

    Pedir cita

    Horarios

    De lunes a viernes

    Mañanas: de 9:30 a 14:00
    Tardes: de 16:30 a 20:00

    Sábados

    Mañanas: de 10:00 a 13:00

    Sociedades concertadas