Celulitis, ¿qué es? ¿cómo combatirla? Tratamientos

MesoterapiaMesoterapiaMesoterapiaMesoterapia

¿Que es la celulitis?

La celulitis es una enfermedad metabólica que afecta a capa más profunda de la piel, la hipodermis. En la mayoría de las ocasiones su aparición no conlleva problemas de salud, pero es considerada altamente antiestética por las personas que la padecen. Conocida popularmente como ‘piel de naranja’, la celulitis se da como consecuencia de la acumulación de grasa de forma irregular en los tejidos subcutáneos de algunas zonas del cuerpo. Esa distribución desigual provoca pequeñas depresiones que, a simple vista, dan una sensación de menor firmeza y elasticidad a la piel. Por lo general, la celulitis aparece como consecuencia del deterioro de los adipocitos, unas células que se encuentran en la hipodermis. Su función es la de distribuir correctamente la grasa por la superficie subcutánea. El objetivo de esto es crear una capa que nos proteja tanto de los golpes como del frío. Sin embargo, cuando los adipocitos se desgastan no son capaces de distribuir de forma correcta esa grasa, lo que provoca que se hinchen y dan lugar a la aparición de la ‘piel de naranja’. El deterioro de los adipocitos se puede producir por simple envejecimiento. Aunque en muchos casos los motivos son otros. Como la mala circulación sanguínea, el sobrepeso, la vida sedentaria o factores genéticos.

¿Cuándo aparece la celulitis?

La celulitis se presenta sobre todo en mujeres, y en especial en épocas de cambios hormonales como la pubertad o el embarazo. En estas circunstancias, la ‘piel de naranja’ puede ser transitoria. Pero hay que tomar determinadas precauciones porque, de lo contrario, se convertirá en un problema permanente. No obstante, conforme se envejece la celulitis comienza a aparecer para quedarse de forma irremediable. Por ello es muy importante poner el foco en la prevención y en la adopción de determinados hábitos que ayudarán a retrasar su manifestación sobre la piel. En este sentido, cualquier profesional de una clínica estética te podrá ayudar a elegir la mejor forma de combatir la celulitis de forma efectiva.

¿Dónde aparece la celulitis?

Las zonas de acción más comunes de la celulitis son el abdomen, los glúteos, las caderas y los muslos. A estas se les pueden sumar los brazos, los tobillos, la parte inferior de la espalda y las axilas por motivos relacionados, principalmente, con el sobrepeso. Tratamiento anticelulítico

¿Por qué tengo celulitis?

La aparición de la celulitis puede suponer un serio revés para la autoestima para cualquier persona. Pero hay que conservar la calma, pues según Academia Española de Dermatología y Venereología, entre el 85 y el 98 por ciento de las mujeres que han superado la adolescencia tienen ‘piel de naranja’ en algún momento de su vida.

Como ya hemos comentado, la celulitis puede aparecer en distintos momentos vitales de las mujeres. En especial aquellos en los que se producen cambios hormonales importantes, como la pubertad, el embarazo o la menopausia. Esto se debe a que estas alteraciones biológicas provocan variaciones en el funcionamiento habitual del cuerpo humano. Lo que puede hacer que se modifique la circulación sanguínea y el funcionamiento del sistema linfático, provocando la aparición transitoria de la celulitis.

Sin embargo, hay ocasiones en las que la celulitis llega para quedarse. En esos casos el factor que la provoca es el deterioro de las células adiposas de la hipodermis como consecuencia del envejecimiento, los malos hábitos o por herencia genética. Y se trata de una ‘piel de naranja’ mucho más difícil de eliminar.

También hay que destacar que la celulitis se puede dar en personas de cualquier condición física. En general, aquellas que tienen sobrepeso son más propensas a padecerla, pero las mujeres delgadas también pueden tener ‘piel de naranja’.

En caso de no estar segura de si la celulitis es transitoria o definitiva, lo mejor es consultar a un profesional de medicina estética.

Tipos de celulitis

Celulitis blanda
Es la más común. No suele ser dolorosa y se caracteriza por su flacidez y aspecto gelatinoso. Se da sobre todo por la falta de ejercicio, el sobrepeso y el envejecimiento.
Celulitis dura
Es más inusual. Es fácil de distinguir porque es rígida y compacta y provoca dolor. La suelen causar los cambios hormonales o factores genéticos.
Celulitis edematosa
Está vinculada al mal funcionamiento de los sistemas linfáticos y circulatorio. Aunque también se puede dar por la acumulación de grasa, la retención de líquidos y la falta de actividad física. Cuando el sistema linfático funciona mal, el cuerpo no elimina de forma eficiente los excesos de líquidos y toxinas. Esto provoca una hinchazón de las células adiposas que da lugar a la celulitis. Además de otros síntomas como dolor y pérdida de sensibilidad.

¿Cómo prevenir la celulitis?

Como ocurre con cualquier enfermedad, la mejor forma de combatir la celulitis es la prevención. Además, cuanto más joven es la persona mejores posibilidades tiene de que la ‘piel de naranja’ no aparezca o se desvanezca tras un periodo de alteraciones hormonales. Para prevenir la celulitis sigue estos cinco consejos:
    – Buena alimentación: una dieta rica y equilibrada es fundamental para mantener la salud general del cuerpo. En el caso de la celulitis, además, la alimentación cobra especial importancia. Porque existen multitud de productos que influyen en su aparición. Así, la sal favorece o agrava su manifestación, puesto que la retención de líquidos que provoca dificulta el trabajo de los adipocitos. En cambio, hay multitud de alimentos que ayudan a prevenir la temida ‘piel de naranja’: pera, piña, nueces, apio, romero, semillas de girasol, semillas de linaza, plátanos, papaya y cebada. También es recomendable evitar las comidas ricas en grasas saturadas. Puesto que estas aceleran el deterioro de las células adiposas, mientras que las grasas buenas o poliinsaturadas mejoran su funcionamiento.
    – Beber mucha agua: este líquido contribuye a depurar el cuerpo y a mantenerlo hidratado. Esto hace que mejore la circulación, facilitando el trabajo de los adipocitos. Además, la correcta hidratación de la piel hace que la grasa acumulada de forma irregular en la hipodermis se disimule. Así, además de contribuir a eliminarla la ‘piel de naranja’ también ayuda a camuflarla.
    – Mantenerse activo: la actividad física, ya sea practicar un deporte o simplemente dar largos paseos, favorece la circulación de la sangre. Lo que contribuye al buen funcionamiento de las células adiposas. Además, ayuda a mantener un peso correcto y reduce la acumulación de grasas. Lo que hace que sea más difícil que aparezca la celulitis.
    – No fumar: la nicotina es un vasoconstrictor y provoca alteraciones en el flujo sanguíneo que favorecen la aparición de la celulitis. Asimismo, el tabaco introduce en el cuerpo diferentes toxinas que también aceleran la manifestación de la ‘piel de naranja’.
    – No usar ropa apretada: las prendas muy ceñidas dificultan la circulación sanguínea y el drenaje del sistema linfático, cuyo correcto funcionamiento es de importancia capital para retrasar o prevenir la celulitis.

¿Cómo eliminar la celulitis sin intervención médica?

Si es demasiado tarde para prevenir la aparición de la ‘piel de naranja’, existen varias formas de eliminarla o atenuarla sin recurrir a intervenciones médicas. Una forma de reducir la celulitis es la aplicación de masajes anticelulíticos. Te los puedes aplicar tú misma o recurrir a un profesional. Debes aplicarlos realizando movimientos ascendentes y circulares en las zonas afectadas. Ayudan a estimular la circulación y el sistema linfático. Estos masajes se pueden aplicar con cremas anticelulíticas, lo que redoblará la efectividad de ambos. Estos productos deben contener sustancias como la cafeína, la carnitina, extractos de soja, silicio, retinol y antioxidantes. Cada crema tiene una composición diferente y está pensada para un tipo de celulitis. Si no sabes cuál es la más indicada para ti, consulta a un especialista en medicina estética. Por último, también existen tratamientos orales con fórmulas parecidas a las de las cremas. Y, al igual que estas, cada uno de ellos está pensado para un tipo específico de celulitis.

¿Cómo eliminar la celulitis con intervenciones médicas?

Hay ocasiones en las que la ‘piel de naranja’ se encuentra en fases muy avanzadas y es difícil de eliminar mediante masajes y cremas. En estos casos se puede recurrir a los siguientes tratamientos para eliminar la celulitis:
    – Lipoescultura ultrasónica: está técnica aplica ultrasonidos a la zona afectada por la celulitis para licuar la grasa. Tras esto, procede a succionarla mediante cánulas. Se trata de una solución recomendada especialmente para la celulitis en los brazos, muslos y abdomen en mujeres mayores.
    – Liposucción: se trata de una intervención quirúrgica por la que se hacen pequeñas incisiones para sacar la grasa. Estas incisiones se realizan mediante cánulas (tubos cortos que se usan en diversas intervenciones médicas) conectadas a una máquina que aspira la grasa. Es una solución mínimamente invasiva y que no deja cicatrices.
    – Electroliposis: este tratamiento usa microcorrientes eléctricas controladas que estimulan la circulación de la zona, lo que incrementa el flujo sanguíneo y favorece el drenaje de la grasa. También propicia la producción de hormonas que eliminan toxinas implicadas en la aparición de la ‘piel de naranja’. Es una técnica recomendada para la celulitis de los muslos, glúteos y abdomen.
    – Endermología: consiste en un lipomasaje que reduce la acumulación de grasa mediante la aplicación de dos rodillos que amoldan la zona tratada y estimulan los sistemas linfático y circulatorio. Así, revitalizan las células adiposas y estas pueden volver a distribuir la grasa de forma uniforme.
    – Mesoterapia: consiste en la aplicación de microinyecciones superficiales con medicamentos homeopáticos, vitaminas, minerales o aminoácidos en función de los objetivos del tratamiento. Elimina la celulitis mediante la estimulación de los adipocitos, favoreciendo la microcirculación sistémica y facilitando el drenaje que lleva a cabo el sistema linfático.
    – Ozonoterapia: es una variante de la mesoterapia por la que se aplica ozono de forma localizada en la piel para estimular la circulación. Esto activa el metabolismo de la grasa, lo que hace que se elimine de forma natural.