Lunes - Viernes

Mañanas: 9:30h-14:00h Tardes: 16:30h-20:00h

Sábados: 10:00h-13:00h

91 386 30 41

info@centromedicoelpilar.com

Av. Betanzos 53, 1º

28029 Madrid

reloj

Lunes - Viernes 8:00-19:00

Sábados 9:00-14:00

91 386 30 41

info@centromedicoelpilar.com

Av. Betanzos 53, 1º

28029 Madrid

MENU

Celulitis, ¿Qué es? ¿Cómo combatirla? Tratamientos

combatir la celulitis

Mesoterapia

¿Que es la celulitis?

La celulitis es una enfermedad metabólica que afecta a capa más profunda de la piel, la hipodermis. En la mayoría de las ocasiones su aparición no conlleva problemas de salud, pero es considerada altamente antiestética por las personas que la padecen.

Conocida popularmente como ‘piel de naranja’, la celulitis se da como consecuencia de la acumulación de grasa de forma irregular en los tejidos subcutáneos de algunas zonas del cuerpo. Esa distribución desigual provoca pequeñas depresiones que, a simple vista, dan una sensación de menor firmeza y elasticidad a la piel.

Por lo general, la celulitis aparece como consecuencia del deterioro de los adipocitos, unas células que se encuentran en la hipodermis. Su función es la de distribuir correctamente la grasa por la superficie subcutánea. El objetivo de esto es crear una capa que nos proteja tanto de los golpes como del frío. Sin embargo, cuando los adipocitos se desgastan no son capaces de distribuir de forma correcta esa grasa, lo que provoca que se hinchen y dan lugar a la aparición de la ‘piel de naranja’.

El deterioro de los adipocitos se puede producir por simple envejecimiento. Aunque en muchos casos los motivos son otros. Como la mala circulación sanguínea, el sobrepeso, la vida sedentaria o factores genéticos.

tratamiento celulitis

¿Cuándo aparece la celulitis?

La celulitis se presenta sobre todo en mujeres, y en especial en épocas de cambios hormonales como la pubertad o el embarazo. En estas circunstancias, la ‘piel de naranja’ puede ser transitoria. Pero hay que tomar determinadas precauciones porque, de lo contrario, se convertirá en un problema permanente.

No obstante, conforme se envejece la celulitis comienza a aparecer para quedarse de forma irremediable. Por ello es muy importante poner el foco en la prevención y en la adopción de determinados hábitos que ayudarán a retrasar su manifestación sobre la piel. En este sentido, cualquier profesional de una clínica estética te podrá ayudar a elegir la mejor forma de combatir la celulitis de forma efectiva.

¿Dónde aparece la celulitis?

Las zonas de acción más comunes de la celulitis son el abdomen, los glúteos, las caderas y los muslos. A estas se les pueden sumar los brazos, los tobillos, la parte inferior de la espalda y las axilas por motivos relacionados, principalmente, con el sobrepeso.

Celulitis remedios

¿Por qué tengo celulitis?

La aparición de la celulitis puede suponer un serio revés para la autoestima para cualquier persona. Pero hay que conservar la calma, pues según Academia Española de Dermatología y Venereología, entre el 85 y el 98 por ciento de las mujeres que han superado la adolescencia tienen ‘piel de naranja’ en algún momento de su vida.

Como ya hemos comentado, la celulitis puede aparecer en distintos momentos vitales de las mujeres. En especial aquellos en los que se producen cambios hormonales importantes, como la pubertad, el embarazo o la menopausia. Esto se debe a que estas alteraciones biológicas provocan variaciones en el funcionamiento habitual del cuerpo humano. Lo que puede hacer que se modifique la circulación sanguínea y el funcionamiento del sistema linfático, provocando la aparición transitoria de la celulitis.

Sin embargo, hay ocasiones en las que la celulitis llega para quedarse. En esos casos el factor que la provoca es el deterioro de las células adiposas de la hipodermis como consecuencia del envejecimiento, los malos hábitos o por herencia genética. Y se trata de una ‘piel de naranja’ mucho más difícil de eliminar.

También hay que destacar que la celulitis se puede dar en personas de cualquier condición física. En general, aquellas que tienen sobrepeso son más propensas a padecerla, pero las mujeres delgadas también pueden tener ‘piel de naranja’.

En caso de no estar segura de si la celulitis es transitoria o definitiva, lo mejor es consultar a un profesional de medicina estética.

Tipos de celulitis

Celulitis blanda

Es la más común. No suele ser dolorosa y se caracteriza por su flacidez y aspecto gelatinoso. Se da sobre todo por la falta de ejercicio, el sobrepeso y el envejecimiento.

Celulitis dura

Es más inusual. Es fácil de distinguir porque es rígida y compacta y provoca dolor. La suelen causar los cambios hormonales o factores genéticos.

Celulitis edematosa

Está vinculada al mal funcionamiento de los sistemas linfáticos y circulatorio. Aunque también se puede dar por la acumulación de grasa, la retención de líquidos y la falta de actividad física. Cuando el sistema linfático funciona mal, el cuerpo no elimina de forma eficiente los excesos de líquidos y toxinas. Esto provoca una hinchazón de las células adiposas que da lugar a la celulitis. Además de otros síntomas como dolor y pérdida de sensibilidad.

centro estetica para celulitis

¿Cómo prevenir la celulitis?

Como ocurre con cualquier enfermedad, la mejor forma de combatir la celulitis es la prevención. Además, cuanto más joven es la persona mejores posibilidades tiene de que la ‘piel de naranja’ no aparezca o se desvanezca tras un periodo de alteraciones hormonales.

Para prevenir la celulitis sigue estos cinco consejos:

  • Buena alimentación: Una dieta rica y equilibrada es fundamental para mantener la salud general del cuerpo. En el caso de la celulitis, además, la alimentación cobra especial importancia. Porque existen multitud de productos que influyen en su aparición. Así, la sal favorece o agrava su manifestación, puesto que la retención de líquidos que provoca dificulta el trabajo de los adipocitos. En cambio, hay multitud de alimentos que ayudan a prevenir la temida ‘piel de naranja: pera, piña, nueces, apio, romero, semillas de girasol, semillas de linaza, plátanos, papaya y cebada. También es recomendable evitar las comidas ricas en grasas saturadas. Puesto que estas aceleran el deterioro de las células adiposas, mientras que las grasas buenas o poliinsaturadas mejoran su funcionamiento.
  • Beber mucha agua: Este líquido contribuye a depurar el cuerpo y a mantenerlo hidratado. Esto hace que mejore la circulación, facilitando el trabajo de los adipocitos. Además, la correcta hidratación de la piel hace que la grasa acumulada de forma irregular en la hipodermis se disimule. Así, además de contribuir a eliminarla la ‘piel de naranja’ también ayuda a camuflarla.
  • Mantenerse activo: La actividad física, ya sea practicar un deporte o simplemente dar largos paseos, favorece la circulación de la sangre. Lo que contribuye al buen funcionamiento de las células adiposas. Además, ayuda a mantener un peso correcto y reduce la acumulación de grasas. Lo que hace que sea más difícil que aparezca la celulitis.
  • No fumar: La nicotina es un vasoconstrictor y provoca alteraciones en el flujo sanguíneo que favorecen la aparición de la celulitis. Asimismo, el tabaco introduce en el cuerpo diferentes toxinas que también aceleran la manifestación de la ‘piel de naranja.
  • No usar ropa apretada: Las prendas muy ceñidas dificultan la circulación sanguínea y el drenaje del sistema linfático, cuyo correcto funcionamiento es de importancia capital para retrasar o prevenir la celulitis.
Celulitis antes y despues

¿Cómo eliminar la celulitis sin intervención médica?

Si es demasiado tarde para prevenir la aparición de la ‘piel de naranja’, existen varias formas de eliminarla o atenuarla sin recurrir a intervenciones médicas.

Una forma de reducir la celulitis es la aplicación de masajes anticelulíticos. Te los puedes aplicar tú misma o recurrir a un centro de estética. Debes aplicarlos realizando movimientos ascendentes y circulares en las zonas afectadas. Ayudan a estimular la circulación y el sistema linfático.

Estos masajes se pueden aplicar con cremas anticelulíticas, lo que redoblará la efectividad de ambos. Estos productos deben contener sustancias como la cafeína, la carnitina, extractos de soja, silicio, retinol y antioxidantes. Cada crema tiene una composición diferente y está pensada para un tipo de celulitis. Si no sabes cuál es la más indicada para ti, consulta a un especialista en medicina estética.

Por último, también existen tratamientos orales con fórmulas parecidas a las de las cremas. Y, al igual que estas, cada uno de ellos está pensado para un tipo específico de celulitis.

¿Cómo eliminar la celulitis con intervenciones médicas?

Hay ocasiones en las que la ‘piel de naranja’ se encuentra en fases muy avanzadas y es difícil de eliminar mediante masajes y cremas. En estos casos se puede recurrir a los siguientes tratamientos en el centro de estética para eliminar la celulitis:

  • Lipoescultura ultrasónica: Está técnica aplica ultrasonidos a la zona afectada por la celulitis para licuar la grasa. Tras esto, procede a succionarla mediante cánulas. Se trata de una solución recomendada especialmente para la celulitis en los brazos, muslos y abdomen en mujeres mayores.
  • Liposucción: Se trata de una intervención quirúrgica por la que se hacen pequeñas incisiones para sacar la grasa. Estas incisiones se realizan mediante cánulas (tubos cortos que se usan en diversas intervenciones médicas) conectadas a una máquina que aspira la grasa. Es una solución mínimamente invasiva y que no deja cicatrices.
  • Electroliposis: Este tratamiento estetico usa microcorrientes eléctricas controladas que estimulan la circulación de la zona, lo que incrementa el flujo sanguíneo y favorece el drenaje de la grasa. También propicia la producción de hormonas que eliminan toxinas implicadas en la aparición de la ‘piel de naranja’. Es una técnica recomendada para la celulitis de los muslos, glúteos y abdomen.
  • Endermología: Consiste en un lipomasaje que reduce la acumulación de grasa mediante la aplicación de dos rodillos que amoldan la zona tratada y estimulan los sistemas linfático y circulatorio. Así, revitalizan las células adiposas y estas pueden volver a distribuir la grasa de forma uniforme.
  • Mesoterapia corporal: Consiste en la aplicación de microinyecciones superficiales con medicamentos homeopáticos, vitaminas, minerales o aminoácidos en función de los objetivos del tratamiento. Elimina la celulitis mediante la estimulación de los adipocitos, favoreciendo la microcirculación sistémica y facilitando el drenaje que lleva a cabo el sistema linfático.
  • Ozonoterapia: Es una variante de la mesoterapia corporal por la que se aplica ozono de forma localizada en la piel para estimular la circulación. Esto activa el metabolismo de la grasa, lo que hace que se reduzca la celulitis y se  elimine la grasa de forma natural.

¿Como quitar las arrugas en la frente?

por que salen arrugas

¿Que son las arrugas que tenemos en la frente?

Las arrugas en la frente son uno de los signos más evidentes del envejecimiento del ser humano. Aunque, a diferencia de otros procesos de deterioro físico, su aparición no conlleva problemas de salud, sí que son consideradas altamente antiestéticas por la mayoría de las personas. En especial aquellas arrugas que se dan en la cara, puesto que hacen perder frescura y lozanía al rostro.

Las arrugas en la frente aparecen como consecuencia del deterioro del cuerpo humano asociado al paso de los años. La piel de las personas jóvenes tiene una gran elasticidad, resistencia y flexibilidad gracias a que en ella abunda la elastina y el colágeno. Sustancias que la mantienen hidratada y permiten que sus fibras se recuperen con rapidez cuando la sometemos a movimientos que la pliegan.

Sin embargo, conforme el cuerpo envejece la piel va perdiendo elastina y colágeno y cada vez le resulta más difícil regenerar las fibras dañadas por los movimientos corporales o la acción de agentes externos. Esto hace que las zonas en la que se han venido dando los pliegues desde siempre se vayan secando cada vez más, lo que provoca que se tracen arrugas en la frente cada vez más profundas.

arrugas tratamiento

¿Por qué aparecen las arrugas en la frente?

No obstante, el envejecimiento no es el único responsable de las arrugas en la frente. También existen determinados hábitos y movimientos corporales que aceleran su aparición, como la excesiva exposición al sol, el tabaquismo o la reiteración de algunos gestos faciales.

El rostro y concretamente la frente es la zona que más sufre la acción de todos estos factores que aceleran el deterioro de la piel. Al estar constantemente expuesto a la acción de agentes externos y experimentar mayor movimiento muscular. Por ello, las primeras arrugas que suele padecer cualquier persona son las conocidas como ‘arrugas de expresión’, relacionada con la gestualidad de la cara.

Así, por ejemplo, las arrugas de los ojos, conocidas popularmente como patas de gallo, son las que frecuentemente aparecen primero, puesto que se ubican en una zona, la comisura externa de los párpados, que experimenta movimientos cada vez que nos reímos o fruncimos el ceño.

¿Qué tipos de arrugas hay?

  • Arrugas estáticas

    Son las que aparecen como consecuencia del envejecimiento. La piel se vuelve más flácida con el paso de los años y se generan este tipo de rugosidades. Son las arrugas del cuello o las de la comisura de la boca, y se pueden agravar por la acción de agentes externos como el tabaco o el sol.

  • Arrugas mecánicas o dinámicas

    Aparecen por la repetición de movimientos faciales de forma reiterada, como sonreír, fruncir el ceño o entrecerrar los ojos. Son las arrugas de la frente, las patas de gallo o las rugosidades del entrecejo, y también se conocen como arrugas de expresión.

quitar arrugas en la frente

¿Cuándo aparecen las arrugas en la frente?

La aparición de las arrugas de la frente puede variar enormemente entre una persona y otra. Puesto que son muchos los factores que entran en juego, desde genéticos hasta conductuales, pasando por ambientales o biológicos. Como en el caso de la menopausia en las mujeres.

Pese a ello, lo normal es que los primeros signos del deterioro de la piel y las arrugas en la frente comiencen a darse a partir de los 30 años y se hagan evidentes de los 40 en adelante. Una vez superada la barrera de los 55-60 años el proceso tiende a acelerarse. Y, además de las arrugas, la piel manifiesta flacidez y pueden aparecer manchas asociadas tanto al envejecimiento como a trastornos de pigmentación cutánea.

Así pues, pese a que los tiempos varíen, lo que es seguro es que tarde o temprano las arrugas en la frente acabarán apareciendo. Sin embargo, luchar contra los estragos del envejecimiento en nuestra piel es posible tomando determinadas prevenciones que retrasarán o suavizarán su manifestación. Y si ya es demasiado tarde y las rugosidades surcan nuestro rostro, siempre es posible recurrir a un centro de estética para encontrar una solución que lo rejuvenezca. 

 

botox arrugas en frente

Cinco consejos para prevenir la aparición de arrugas en la frente

  • Proteger la piel del sol: La falta de hidratación de la piel es uno de los principales factores que favorecen la aparición de arrugas en la frente, ya que hace que pierda elasticidad y capacidad de regeneración. La exposición prolongada al sol hace que se reseque y, por lo tanto, acelera el desarrollo de pliegues duraderos. Por ello, cuando estemos durante varias horas bajo los rayos solares es recomendable usar un protector solar adaptado a nuestro tipo de piel. Lo ideal es aplicar la crema media hora antes de exponernos a los rayos UVA. Y volver a aplicarla cada dos o tres horas en situaciones normales. O cada vez que el agua o el sudor se sequen en el caso de que estemos en la playa o practicando deporte.
  • Evitar el estrés: No siempre es fácil seguir este consejo, pero en la medida de lo posible es recomendable evitar situaciones de estrés si se quiere conservar una piel tersa y juvenil y retrasar la aparición de arrugas en la frente a edad temprana. Las situaciones de tensión y fatiga acumulada provocan que circule menos sangre por la piel. Por lo que le llegan menos nutrientes y su recuperación es más lenta, lo que acelera su deterioro. Asimismo, también hacen que surjan arrugas de expresión como consecuencia de gestos tensos, como fruncir el ceño.
  • No fumar: El tabaco reseca la piel, acelerando su envejecimiento y provocando la aparición prematura de arrugas en la frente y manchas en los rostro como por ejemplo en la zona de los pómulos.
  • Llevar una vida saludable: Mantener una alimentación rica y equilibrada es fundamental para asegurar el correcto funcionamiento del cuerpo y retrasar el envejecimiento en general. Por lo que también es beneficiosa para prevenir la aparición de arrugas en la frente. Del mismo modo, practicar ejercicio con regularidad contribuye a mejorar la circulación sanguínea y a que los nutrientes que ésta transporta lleguen con mayor rapidez a la piel, por lo que se mantiene más hidratada y se retrasa la aparición de rugosidades.
  • Usar cremas hidratantes y antiarrugas: Estos productos aportan nutrientes a la piel, ayudan a mantenerla hidratada y favorecen la circulación sanguínea. Lo que facilita su regeneración y suponen uno de los mejores métodos para prevenir y retrasar su envejecimiento. Para una acción más efectiva, conviene usar cremas antiarrugas específicas para cada zona de la cara. En este caso cremas para quitar las arrugas de la frente. Pues este tipo están elaboradas especialmente para combatir un tipo de arruga en concreto. En cualquier caso, de no tener claro qué crema es mejor usar, lo ideal es consultarlo con un medico en un centro de estética.
antes y despues arrugas

¿Cómo eliminar las arrugas en la frente sin cirugía?

Si ya es demasiado tarde para prevenir las arrugas en la frente y no queremos pasar por un proceso quirúrgico, existen varios métodos para disimular o eliminar las rugosidades sin intervenciones invasivas. Para saber cuál es el más recomendable en cada caso, conviene consultar a un especialista en un centro de estética.

Si las arrugas en la frente se encuentran en sus primeras fases de desarrollo, puede ser efectivo recurrir a tratamientos naturales como masajes en las zonas donde han empezado a aparecer los pliegues o mascarillas de productos como la miel, el pepino o el aloe vera. Los masajes estimulan la circulación sanguínea y si se combinan con diversos aceites -como de coco u oliva- fijarán los componentes antioxidantes que poseen a la piel, mejorando su hidratación y elasticidad.

  • Las mascarillas: Por su parte, también sirven para hidratar y fijar antioxidantes a la piel. Por lo que son un método efectivo para eliminar las arrugas o, al menos, disimularlas. Conviene aplicarlas durante 20 minutos sobre las zonas que queramos rejuvenecer y retirarlas tras ese tiempo con agua templada.
  • Las cremas antiarrugas: Son otro de los métodos no quirúrgicos que se pueden aplicar para eliminar arrugas. Aunque no hacen milagros ni van a devolver a la piel a su estado original, su composición a base de colágeno y otras sustancias hidratantes devuelve elasticidad y crea un efecto alisador que disimula las rugosidades con bastante efectividad.
  • Tratamientos estéticos: Si todo lo anterior no ha funcionado, se puede recurrir a tratamientos de medicina estética no quirúrgica. De entre todos ellos, el más común y sencillo es el láser. Su aplicación hace que la piel vuelva a generar colágeno y rejuvenezca. También se puede optar por los rellenos faciales, mediante los que se inyectan determinada sustancias -en función del tipo de cutis de la persona- que devuelven el aspecto liso a la piel.
  • Botox: Por último, para quitar las arrugas de la frente está la opción de recurrir al botox. Esta sustancia se inyecta en los músculos de la frente y los bloquea. De modo que evita sus movimientos de contracción y relajación y hace que la piel de la zona se esfuerce menos. Esto permite una mejor recuperación para que vayan desapareciendo las arrugas existentes en la frente y se evita que aparezcan nuevas rugosidades.

¿Cómo eliminar las arrugas en la frente con cirugía?

Por otra parte, se puede recurrir a intervenciones quirúrgicas para eliminar las arrugas en la frente si los métodos preventivos o no quirúrgicos no han dado resultado. Para ello, existen diversos procedimientos cuya aplicación dependerá de la situación de cada persona. Por lo que lo ideal en estos casos es acudir a una centro de estética y dejarse aconsejar por un medico estético.

Uno de estos procedimientos estéticos es la dermoabrasión. Consiste en eliminar las capas más superficiales de la piel donde se localizan las arrugas en la frente, las más dañadas, con instrumental quirúrgico, para que las pequeñas heridas, al sanarse, regeneren la piel y corrijan los pliegues.

Una técnica parecida para quitar las arrugas de la frente es la de los peeling químicos. En lugar de cirugía usa sustancias químicas para eliminar esa capa superficial de la piel dañada en la frente y, del mismo modo, hace que el proceso de sanación rejuvenezca las zonas afectadas por las arrugas. Aunque no se use instrumental quirúrgico, se considera cirugía porque usa sustancias delicadas e invasivas y en ocasiones precisa de anestesia.

Por otra parte, se puede recurrir al lifting facial. Una intervención que consiste en la infiltración de ácido hialurónico que tensa la piel y le devuelve un aspecto más juvenil. Por último, para arrugas en la frente muy marcadas  o para el reparar los parpados caídos se puede usar la blefaroplastia, un proceso quirúrgico por el que se estira la piel, se elimina la sobrante y se restaura la tensión de los músculos.

Patas de gallo : ¿Qué son? y ¿Cómo eliminarlas?

patas de gallo que son y como eliminarlas

¿Te han salido Patas de gallo

Conforme el cuerpo humano envejece las distintas partes que lo componen van acusando el paso de los años. En determinados órganos y músculos ese paso del tiempo se puede evidenciar en un peor funcionamiento, flacidez facial e, incluso, la aparición de dolores crónicos de no haber tenido hábitos adecuados.

En la mayoría de estos casos los problemas asociados al paso del tiempo van apareciendo de forma progresiva y velada. En la piel, en cambio, el envejecimiento es mucho más evidente, ya que se manifiesta de forma clara a través de las arrugas. Las arrugas aparecen como consecuencia del deterioro de las funciones regenerativas de la piel y de los mecanismos que la mantienen hidratada por la acción de dinámicas biológicas como el envejecimiento, hábitos personales, gesticulación y agentes externos.

En las personas jóvenes la dermis, la capa que se sitúa por debajo de la epidermis, tiene una gran elasticidad gracias a las fibras de elastina, que facilitan la recuperación de la piel, y la proteína del colágeno, que proporciona resistencia y flexibilidad. Sin embargo, con el paso de los años las fibras se van deteriorando y el colágeno se va perdiendo, por lo que la dermis se afina y a la epidermis le es cada vez más difícil recuperarse, lo que hace que comiencen a aparecer las arrugas.

La zona del cuerpo en la que primero aparecen las arrugas es el rostro, ya que es la parte más expuesta a agentes externos y en la que la piel experimenta más movimiento debido a las expresiones faciales. Y de entre todas estas rugosidades que se dan en la cara, las conocidas como patas de gallo son las que se suelen manifestar más pronto.

¿Son arrugas las patas de gallo?

Las patas de gallo son pequeñas arrugas que se dan en el extremo exterior de los ojos. Se trata de rugosidades de expresión producidas por la constante tensión y relajación
de los músculos de la cara a lo largo de los años, que provocan surcos en las zonas
donde la piel se pliega.

quitar patas de gallo

¿Por qué aparecen las patas de gallo?

Las patas de gallo aparecen por la acción de varios factores. El primero es el envejecimiento, ya que la piel va perdiendo la capacidad de regenerarse e hidratarse con el paso de los años. Sin embargo, en el rostro este proceso se acelera por otras dos causas, el mayor movimiento de la piel en esa zona como consecuencia de las expresiones faciales y la constante exposición a factores externos que perjudican su recuperación.

El ser humano realiza miles de expresiones faciales al día, de ahí que las arrugas de expresión sean las primeras en aparecer. Y, dentro de éstas, las patas de gallo son las que se dan con mayor prontitud debido a que se ubican en una de las zonas con más movimiento cutáneo, el contorno de los ojos.

Así, la tensión a la que someten los músculos de la cara a la piel va provocando surcos en la epidermis que, al tener las fibras debilitadas y una hidratación insuficiente como consecuencia del envejecimiento, no son capaces de recuperar la elasticidad previa. De esta forma, esa zona se va secando y plegando cada vez más, formando arrugas que cada vez serán más profundas.

¿Cuándo aparecen las patas de gallo?

La aparición de las arrugas faciales como las patas de gallo no entiende de edad. Hay personas que las empiezan a padecer en la veintena y otras que no las sufren hasta después de los 50 o los 60 años. Esto se debe a que el surgimiento de estas rugosidades de la piel depende de muchos factores, desde la propia edad hasta la predisposición genética, pasando por hábitos y procesos biológicos del cuerpo como la menopausia en el caso de las mujeres.

No obstante, pese a que las arrugas pueden empezar a aparecer a cualquier edad desde la entrada en la etapa adulta, al superar la barrera de los 30 años las posibilidades de que surjan aumentan, en especial aquellas que son tan frecuentes como las patas de gallo.

Si las primeras arrugas han comenzado a aparecer a partir de los 30 años, sobre los 40 es frecuente que empiecen a marcarse más e, incluso, que aparezcan pequeñas manchas en la piel. A partir de los 55 o 60 años este procedimiento se acelera, en especial en las mujeres debido a los cambios hormonales causados por la menopausia. Aunque este suele ser el desarrollo normal de las arrugas, los tiempos pueden cambiar, como ya mencionábamos anteriormente. Lo que es seguro es que tarde o temprano aparecerán, pero si la persona ha tomado medidas preventivas oportunas puede retrasarlas y facilitar los tratamientos posteriores.

Patas de gallo centro de estetica

Cinco consejos para prevenir la aparición de las patas de gallo

Evitar la exposición prolongada al sol

En especial durante las horas en que sus rayos inciden con mayor fuerza. Como ya hemos apuntado, un factor determinante en la aparición de cualquier arruga, incluidas las patas de gallo, es la sequedad de la piel, que al no estar bien hidratada pierde elasticidad.

Estar muchas horas expuestos al sol la reseca y facilita el surgimiento de estas rugosidades. Cuando se veranee o se practique deporte durante varias horas al aire libre se debe procurar usar un protector solar adecuado para el tipo de piel de la persona que lo use, aplicarlo media hora antes del contacto con el sol y volver a usarlo cada dos o tres horas en situaciones normales, y cada vez que el agua o el sudor se sequen.

No fumar

El tabaco también reseca la piel y provoca la aparición de arrugas faciales prematuras.

Dormir bien

No descansar de forma adecuada influye en multitud de aspectos del cuerpo, incluido el envejecimiento de la piel, pues esta no se relaja lo suficiente ni se recupera tras una larga jornada contrayéndose y dilatándose.

Esto hace que las fibras que componen la dermis se deterioren con mayor rapidez y, de esta manera, se reduzca su flexibilidad. Además, en el caso particular de las patas de gallo, la falta de sueño es especialmente importante, pues afecta muy particularmente a la zona cutánea que rodea a los ojos.

Buena alimentación

Como en muchos otros aspectos relacionados con la salud del cuerpo, mantener una alimentación rica y equilibrada ayuda a retrasar el deterioro provocado por el envejecimiento. En el caso de la piel es importante tomar alimentos antioxidantes, ya que ayudan a regenerar las células.

Hidratar la piel

Tanto con cremas hidratantes generales como con cosméticos antiarrugas. Dentro de estos últimos, existen productos especialmente diseñados para combatir las patas de gallo que ayudan a estimular la circulación en esa zona, de forma que oxigenan e hidratan mejor la piel, por lo que son los más adecuados para prevenirlas. En cualquier caso, si no se sabe qué crema es mejor aplicar siempre se puede consultar a un profesional en medicina estética para salir de dudas.

Patas de gallo antes y despues

¿Cómo eliminar las patas de gallo sin cirugía?

Los consejos para prevenir las patas de gallo servirán para retrasar su aparición y facilitar los tratamientos en centro  posteriores para disimularlas o eliminarlas, pero no evitarán que se manifiesten ya que, tarde o temprano, acabarán surgiendo. Una vez suceda esto, existen determinados procesos que pueden disimular o eliminar las patas de gallo sin necesidad de intervenciones quirúrgicas. Para saber cuál es el más indicado para cada caso, es recomendable acudir a un centro de estética.

En primer lugar, existen tratamientos naturales antiarrugas como los masajes oculares o las mascarillas que son muy efectivos cuando las patas de gallo están en sus primeras fases de aparición. Si se opta por la aplicación de masajes, se deben embadurnar los dedos con aceite de oliva, de coco o a base de vitamina E, pues sus propiedades en combinación con la fricción aumentarán la circulación sanguínea, hidratarán la zona y fijarán los antioxidantes de estos líquidos grasos en la dermis, lo que mejorará su elasticidad. Conviene realizarse estos masajes al menos dos veces al día.

En cuanto a las mascarillas para eliminar las patas de gallo, hay que usar productos como la miel, el pepino o el aloe vera, aplicarlos en la zona ocular, dejarlos que actúen durante unos 20 minutos y, finalmente, retirarlos con agua templada.

Otro remedio es el uso de cremas antiarrugas específicamente diseñadas para las patas de gallo. Éstas están compuestas por colágeno y otras sustancias que hidratan y devuelven elasticidad a la piel, y aunque no las eliminan por completo, crean un efecto alisador que las disimula bastante bien. De no saber qué cosmético es el más adecuado, lo más indicado es consultar a un especialista en medicina estética. Por último, se puede recurrir a los tratamientos médicos no quirúrgico. De entre ellos, uno de los más comunes es el láser, cuya aplicación hace que la piel pueda volver a generar colágeno y, por lo tanto, sea capaz de recuperarse sin que se den arrugas. Otra solución es la de los rellenos faciales, que consiste en la inyección de determinadas
sustancias (en función del tipo de cutis de la persona) que rellenan las zonas afectadas por las patas de gallo y devuelven el aspecto liso a la piel.

Las inyecciones de Botox son otra solución médica no quirúrgica. Esta sustancia se inyecta en los músculos del rostro y los bloquea, de modo que evita que se contraigan y se relajen continuamente, lo que permite que las zonas afectadas por la rugosidad se puedan ir alisando y recuperando, al tiempo que evita que aparezcan nuevos pliegues.

Pata de gallo tratamiento

¿Cómo eliminar las patas de gallo con cirugía?

Si todas las técnicas no quirúrgicas mencionadas no resultan efectivas, también existen determinadas intervenciones de cirugía estética que pueden eliminar de las patas de gallo. Una de ellas es la dermoabrasión. Se trata de una técnica que se practica en el centro de estética la cual consiste en eliminar las capas más superficiales de la epidermis, es decir, las más dañadas, con instrumentos quirúrgicos. Esto provoca pequeñas heridas que, al sanarse, regeneran la piel y eliminan imperfecciones. No obstante, pese a que es efectiva, se trata de un tratamiento invasivo que puede dañar a pieles especialmente sensibles, para las que es más recomendable la microdermabrasión.

Una técnica parecida a la anterior es la de los peelings químicos, con la diferencia de que se usan sustancias químicas-sintéticas para eliminar las capas dañadas de la piel en lugar de instrumentos quirúrgicos. Esto da paso a una recuperación de la epidermis que regenera las partes dañadas y disminuye las arrugas. Se considera una intervención quirúrgica porque es una técnica invasiva que usa sustancias delicadas y que, a veces, precisa de anestesia.

Otra intervención para corregir las patas de gallo es el lifting facial, que consiste en la infiltración de ácido hialurónico en la zona para tensar la piel. Esta intervención está indicada para arrugas leves y no necesita anestesia. Si las patas de gallo son más pronunciadas, la mejor intervención es la blefaroplastia. Se trata de una cirugía leve por la que se realiza un estiramiento de la piel de la zona de los ojos, se elimina la piel sobrante y se restaura la tensión de los músculos, por lo que también servirá para corregir ojeras, bolsas y párpados caídos.

Es una intervención que precisa de anestesia, aunque tiene un posoperatorio breve y sus resultados son prolongados. La elección de una técnica quirúrgica u otra para atenuar o eliminar las patas de gallo dependerá del tipo de piel y la profundidad de las rugosidades. Por ello, lo mejor es consultar a un especialista en un centro de  estética para elegir el tratamiento más adecuado en cada caso.

¿Cómo cuidar la piel en verano?

cuidar piel en verano

Los mejores consejos para saber cómo cuidar la piel en verano

Con la llegada del calor, a todos nos apetece pasar tiempo en la piscina o en la playa, tomar el sol un poco y dar paseos por la orilla. Para todos vosotros, veraneantes o trabajadores incansables, os presentamos la clave para cuidar la piel en verano

Hidratación

Se trata de la palabra clave para cuidar la piel en verano de forma efectiva y duradera, es tal la importancia que la hidratación tiene en la piel que debería ser un hábito diario en nuestras vidas. Hidratando la piel de forma constante durante todo el año, el clima no la afectará.

Así mismo hay que tener en cuenta que existen varios tipos de pieles, ya que hay personas con piel seca que en determinados meses del año hay que reforzar esa hidratación para cuidar nuestra piel.

Cada uno de nosotros podemos saber que piel tenemos según el tiempo de duración que nos dura la crema solar, a menor tiempo de duración mayor nivel de sequedad presentará nuestra piel y mas cuidados para la piel necesitaremos.

Reglas de oro para tomar el sol

  1. Horas de sol: Tómalo en el horario adecuado: de 8 a 11 y de 16 al 18

  2. Protección solar:Aunque hay varios tipos de protección solar, no todos hidratan. La más aconsejable es la protección en forma de crema, ya que no sólo nos protege del sol, sino que también nos hidrata y nos repara la células muertas de la piel.

  3. Vitaminas: Son muy buenas para la piel las vitaminas E,A y C, así que ¡no las olvides!

  4. Frecuencia de protección: Debes ponerte protección cada dos horas. Sabemos que no es lo más divertido del mundo, pero cuanto más te protejas, más tiempo podrás pasar bajo el sol, sin que tu piel sufra por ello.

¿Cómo cuidar la piel en verano después de haber tomado el sol?

Lo mejor para cuidar la piel en verano después de haber tomado el sol es hidratar la piel, aquí nos surge la gran pregunta, ¿Qué crema hidratante es la mejor para mi piel? La respuesta es Depende. Según cuantos más años tengas, más densa deberá ser la crema, si eres joven, podrás utilizar una crema hidratante ligera.

¿Si mi piel es grasa, también necesita hidratarse?, En este caso lo mejor será que utilices gel o loción en lugar de cremas altas en grasas, ya que protegerla la piel de forma más efectiva

¿Puedo utilizar una crema del verano pasado para cuidar mi piel?

Si tengo una crema que me ha durado del verano pasado, ¿Puedo utilizarla para cuidar mi piel este verano? ¿sigue manteniendo sus propiedades? ,la respuesta a ambas preguntas es Sí. El único problema es la textura de la misma, que puede volverse más densa y complicarte la vida a la hora de esparcirla por tu cuerpo, pero puede utilizarla para cuidar tu piel y protegerla de los rayos UV.

¿Que zonas del cuerpo son las más especiales para cuidar la piel?

Las zonas que más pueden dañarse por el sol en verano son los párpados, el cuello, el pecho y los empeines de los pies,  ya que envejecen rápidamente si se exponen al sol sin ninguna protección. En todas estas zonas debemos poner especial atención en el cuidado de la piel ya que son fuente de lesiones dermatológicas y hasta enfermedades de la piel.

¿Cómo cuidar la piel después del verano?

Por muy bien que te hayas hidratado la piel, es normal que después de todo ese bronceado intensivo tu piel se resienta. La piel se reseca y comienza a caerse, por mucho que quieras mantener el color dorado todo el año .Para evitar las marcas que podamos haber tenido en verano es aconsejable realizarse un fotorejuveneciminto facial, peelings e hidrataciones especiales, de esta forma podremos recambiar las células perdidas en nuestra piel.

logo centro medico el pilar

Certificados médicos y psicotécnicos para renovar carnet de conducir. Centro de especialidades Medicas en Madrid

91 386 30 41

Horario

Lunes – Viernes:                      Mañanas: 9:30h -14:00h            Tardes: 16:30h – 20:00h                        Sábados:                                                Mañanas: 10:00h – 13:00h

Dirección

Avenida de Betanzos nº 53, 1º piso
28029 Madrid