Dña. Marta López Duque
Graduada en Fisioterapia, Master de Posgrado en terapia manual en el tratamiento del dolor asi mismo es instructora de pilates suelo. Ha trabajado en centros privados de referencia en la Comunidad de Madrid como Fisioterapeuta en consultas privadas.

¿Qué es el drenaje linfático?

El drenaje linfático manual es una técnica de mesoterapia que se dirige a la «activación del funcionamiento del sistema linfático superficial para mejorar la eliminación de líquido intersticial”. Con el drenaje linfático conseguimos mejorar las funciones esenciales del sistema circulatorio por medio de maniobras precisas, suaves, superficiales y rítmicas, suele tener una duración de unos 30 minutos y se realiza con el paciente cómodamente tumbado produciendo un efecto muy relajante.
  • Necesario cita previa: Si
  • Duración de la sesión: 60 min
  • ¿Cuántas sesiones necesitaré?: Según valoración medica
  • Grado de dolor: Prácticamente indoloro
  • ¿Para que el drenaje linfático?

    El drenaje linfático es un tratamiento que se realiza para mejorar la circulación del sistema linfático. Este sistema está compuesto por vasos y funciona de forma paralela al sistema circulatorio. El trabajo que realiza es trasportar las sustancias de desecho del organismo por medio de la linfa. Si el sistema linfático no trabaja de la forma correcta, el cuerpo no eliminará las sustancias de desecho como se espera. Cuando esto ocurre, se pueden desarrollar diferentes síntomas.
    Masaje sin dolor
    El drenaje linfático sirve para compensar ese mal funcionamiento del sistema linfático. Se trata de un masaje agradable, que es suave, pero que logra estimular la linfa. El encargado de realizar el drenaje linfático es un fisioterapeuta que esté especializado en esta clase de tratamientos. Conoce los puntos en los que debe trabajar y la forma de hacerlo, así consigue desbloquear los vasos linfáticos, reducir el edema y que el sistema linfático vuelva a funcionar con normalidad.
  • Cuando un drenaje linfático

    Se recomienda especialmente a aquellas personas que se han sometido a una intervención de cirugía estética de liposucción o aquellas que tengan problemas de circulación en la sangre. El tratamiento de drenaje linfático lo puede pautar tanto un médico como un fisioterapeuta. Analizará tus síntomas y si es la técnica que necesitas. Además, en algunos casos se utiliza como tratamiento complementario a otros. Es importante, que te pongas siempre en manos de profesionales expertos en esta técnica, solo así podrás conseguir el mejor tratamiento y que sea además el que necesitas.
    Lo habitual es que el drenaje linfático se utilice en estos casos
    • · Para mejorar enfermedades que provoquen dolor, alta excitación del sistema nervioso, edema o inflamación.
    • · Para tratar diferentes problemas de la piel como el acné o eczema y también para mejorar el aspecto de las cicatrices.
    • · Si se padece estrés crónico.
    • · Cuando se siente un cansancio excesivo.
    • · Para evitar la retención de líquidos.
    • · Como tratamientos estéticos para mejorar el tono de la piel y reducir la celulitis.
    • · Cuando se realiza una dieta para perder peso.
    • · Después de una liposucción.
    • · Durante el embarazo y el postparto.
    • · Si se sufre hipertensión.
    • · En las personas encamadas durante mucho tiempo.
    • · Para tratar problemas renales o hepáticos.
    • · Para combatir el estreñimiento
  • Beneficios drenaje linfático

    Aunque ya conoces algunos de los logros que se obtienen con este tratamiento, resumimos los beneficios que se consiguen gracias al drenaje linfático, todos ellos son muy positivos ya que activa la circulación sanguínea y ayuda a eliminar las toxinas y la retención de líquidos, según la persona podremos llegar a perder peso en los casos donde la retención de liquido sea importante.
    • · Toxinas. Estimula la eliminación de las toxinas.
    • · Inflamación. Contribuye a reducir la inflamación provocada por la retención de líquidos.
    • · Circulación. El drenaje linfático logra estimular la microcirculación, algo que mejora la circulación de la sangre.
    • · Piernas. Al mejorar la circulación se evita la pesadez de piernas y que aparezcan tanto arañas vasculares como varices.
    • · Cicatrices. Permite mejorar los procesos de cicatrización, tanto de heridas como de operaciones quirúrgicas. Además, ayuda a evitar las adherencias en las cicatrices.
    • · Oxigenación. Mejora la oxigenación de los tejidos, debido a que logra activar la circulación sanguínea y también a que ayuda a eliminar líquidos.
    • · Lesiones. El drenaje linfático se puede utilizar para mejorar el tiempo de recuperación de algunas lesiones.
    • · Hematomas. Logra disminuir los hematomas, gracias a que mejora la circulación y reduce el edema.
    • · Dolor. Este tratamiento es muy utilizado para aliviar el dolor de pacientes que sufren diferentes enfermedades.
    • · Sistema inmunológico. El drenaje linfático también consigue estimular el funcionamiento del sistema inmunológico.
    • · Bienestar. Esta técnica logra que la persona se sienta mejor a diferentes niveles y que afronte de forma óptima ciertos procesos vitales complicados. Un bienestar que se comienza a sentir durante el masaje, puesto que como ya hemos comentado la sensación es muy agradable.
    Como has visto, el drenaje linfático es un tratamiento muy beneficioso, siempre que sea aplicado por un profesional cualificado. Tiene infinidad de beneficios para la salud, pero también se puede utilizar para mejorar el aspecto físico. Por eso, si quieres obtener todas las ventajas de esta técnica, ponte en contacto con nuestro equipo y te ayudaremos a conseguirlo
  • ¿Cuándo veré resultados?

    Los resultados del drenaje linfático no son inmediatos. Aunque hay algunos pacientes que comienzan a apreciar los cambios poco después de la primera sesión, para notar sus efectos completos hay que esperar al menos un mes y medio. No obstante, este tiempo depende de las características corporales de cada paciente y puede variar ligeramente.
  • ¿Cuántas sesiones?

    En este apartado intentaremos resolver dos de las dudas más habituales que tienen los pacientes en cuanto a este tratamiento: cuántas sesiones se necesitan y cuándo se empiezan a ver los resultados. Como ya has visto, el drenaje linfático sirve para tratar diferentes dolencias. Cada una de ellas presenta unas necesidades diferentes, por lo que no resulta sencillo establecer el número de sesiones que vas a precisar. Quien si lo podrá hacer es tu fisioterapeuta, al menos de forma aproximada. Eso sí podemos decir que en la mayoría de los casos serán 10 como mucho, aunque en otras la cantidad puede ser considerablemente inferior.
    Cada caso es distinto
    En ocasiones, se lograrán resultados definitivos, pero en otros será necesario repetir el tratamiento cada cierto tiempo. Por ejemplo, una persona que sufre celulitis tendrá que realizarse masajes linfáticos de forma periódica. Además, es importante que el paciente siga todas las demás recomendaciones del fisioterapeuta o de su médico. Por ejemplo, si le ha indicado que haga algo de deporte, debe hacerlo. La duración de cada sesión es de una hora y lo habitual es que se realicen tres sesiones cada semana, aunque insistimos en que los detalles del tratamiento los establecerá el fisioterapeuta.
    ¿Cuándo veo resultados?
    En cuanto a cuándo se empezarán a ver los resultados, podemos afirmar sin temor a equivocarnos que será desde la primera sesión. Por supuesto, no todas las dolencias son iguales ni todos los pacientes reaccionan de la misma forma. Lo que está claro es que se percibirán desde el principio y que irán mejorando de manera paulatina. Un aspecto importante es que con independencia del problema que se trate, cuanto antes se empiece con los masajes linfáticos, mejores resultados se conseguirán. Esto no quiere decir que si se espera no vayan a ser buenos, pero es mejor no hacerlo.
  • ¿Duele el drenaje linfático?

    Al principio de estas líneas podrías tener la duda de si el drenaje linfático resulta doloroso, ahora ya sabes que no lo es. De hecho y como ya hemos comentado, se experimenta una sensación agradable durante el masaje. Sin embargo, hemos querido incluir este apartado para aclarar que, si te sometes a un tratamiento de este tipo y sientes dolor, es que la persona que lo está realizando no es un auténtico profesional experto en esta técnica.
    Ligeros masajes
    El drenaje linfático se debe aplicar en forma de ligeros masajes en la zona a tratar. No obstante, si se frota o se restriega la piel o si los movimientos son bruscos, sí se puede llegar a sentir algún tipo de molestia o incluso dolor.
  • Después del drenaje

    Como ya sabes a estas alturas, el drenaje linfático es un tratamiento indoloro, sin efectos secundarios y que resulta muy placentero. Por eso, una vez que concluye la sesión, puedes volver a tu vida normal. Además, de cualquier consejo que te de tu fisioterapeuta, te recomendamos que sigas también estas pautas:
    • · Debes beber cada día al menos dos litros de agua, ya que es fundamental que estés bien hidratado.
    • · No expongas la zona tratada al sol y si no puedes evitarlo, utiliza un factor de protección alto con independencia de que sea verano o invierno.
    • · En las horas posteriores al tratamiento debes evitar tanto el tabaco como el alcohol.
    • · Cuida tu alimentación (alimentos más saludables), que debe ser sana, variada y equilibrada. Intenta evitar cualquier alimento que te cause retención de líquidos.
Ver horarios

Pedir cita

Horarios

De lunes a viernes

Mañanas: de 9:30 a 14:00
Tardes: de 16:30 a 20:00

Sábados

Mañanas: de 10:00 a 13:00

Sociedades concertadas