¿Qué es el trastorno bipolar?

El trastorno bipolar, también llamada enfermedad maníaco-depresiva, es una grave enfermedad que puede resultar muy incapacitante y generar un intenso sufrimiento en la persona que la padece. Las personas que sufren de este trastorno presentan cambios de ánimo alternantes, con episodios de euforia y alegría intensa (fases maníacas) con mucha energía e irritable y otros de profunda tristeza y desesperación en los que pueda aparecer indiferencia hacia el entorno y aislamiento (fases depresivas) Estos episodios pueden darse de manera conjunta , dando lugar a episodios mixtos en los que la manía y la depresión se alternen en un mismo periodo de tiempo. Existen varios tipos de Trastorno Bipolar, fundamentalmente dependiendo de si las fases de euforia son muy intensas o si la sintomatología es más leve (las llamadas fases hipomaniacas) También depende de la duración de los síntomas y del tiempo de ánimo “estable” entre fases.
  • Necesario cita previa: Si
  • Duración de la sesión: 60 min
  • Síntomas trastorno bipolar

    Los síntomas durante las fases maníacas pueden afectar a varios ámbitos personales; llegando a provocar disfunciones en áreas vitales de la persona (familiar, personal, social, laboral, académica…)
    Cambios emocionales
    1. Estar muy feliz y excitable
    2. Estar irritable hacia las personas que no comparten su optimismo
    3. Presentar una autoestima exagerada o grandiosidad
    Cambios en el Pensamiento
    1. Estar lleno de ideas nuevas y emociones
    2. Ir de una idea a otra con rapidez
    3. Experiencia subjetiva de que el pensamiento está acelerado
    4. Alta distraibilidad (la atención se desvía fácilmente hacia estímulos banales o irrelevantes)
    Cambios físicos
    1. Sentirse lleno de energía
    2. Disminuir la necesidad de sueño; sintiéndose descansado aunque se haya dormido pocas horas
    3. Aumento de la actividad intencionada (ya sea a nivel social, laboral, académica, sexual…)
    Cambios en el comportamiento
    1. -Hacer planes grandiosos y poco realistas
    2. -Estar muy activo, moviéndose rápidamente de un lado para otro
    3. -Comportarse de una manera distinta a la normal
    4. -Hablar con rapidez (a la otra persona le cuesta entender de qué  se está hablando)
    5. -Tomar decisiones extrañas sin darles la debida consideración, a veces con consecuencias devastadoras
    Derrochar dinero
    1. Tratar con exceso de confianza o criticar a otras personas.
    2. Estar, en general, desinhibido.
  • Fase depresiva del trastorno

    Cambios emocionales
    1. -Sentimientos de tristeza que no desaparecen
    2. -Ganas de romper a llorar sin ningún motivo
    3. -Pérdida de interés
    4. -Ser incapaz de disfrutar de nada
    5. -Inquietud y nerviosismo
    6. -Pérdida de confianza en uno mismo
    7. -Sentirse inútil, incapaz y sin esperanza
    8. -Ideas de suicidio
    Cambios en el pensamiento
    1. -Ser incapaz de pensar positivamente o con esperanza
    2. -No poder tomar decisiones simples
    3. -Dificultad para concentrarse
    Cambios físicos
    1. -Pérdida de apetito y peso
    2. -Dificultad para conciliar el sueño
    3. -Despertarse más temprano de lo normal
    4. -Sentirse completamente agotado
    Cambios en el comportamiento
    1. -Dificultad en empezar o acabar cosas, incluso tareas diarias
    2. -Pérdida de interés en actividades que anteriormente resultaban placenteras
    3. -Evitar la compañía de otras personas
  • Síntomas psicóticos bipolares

    Si estas fases son muy severa, se pueden producir lo que se denominan “síntomas psicóticos”; con ideas delirantes que generalmente son congruentes con el estado de ánimo. De esta manera, los síntomas psicóticos en las fases maniacas suelen ser ideas de grandeza; como ser enviado de Dios o tener poderes especiales, una misión que cumplir etc. En las fases depresivas en cambio las ideas delirantes suelen estar referidas a una culpa extrema, a estar arruinado, a ser un farsante; estar gravemente enfermo o incluso dejar de existir.
  • Comportamiento de riesgo

    El trastorno bipolar, como hemos comentado anteriormente, es una enfermedad grave y que puede acarrear serios problemas para la persona que lo padece. Las alteraciones del comportamiento pueden conllevar conductas de riesgo; como aumentar el consumo de alcohol, consumir drogas; gastar demasiado dinero o tener relaciones sexuales sin precaución… Algunas personas, debido a estas alteraciones comportamentales,  tienen problemas para conservar su empleo o rendir adecuadamente a nivel académico y muchos conflictos a nivel personal, familiar y social. Pueden darse problemas de tipo financiero y problemas legales cuando una persona con trastorno bipolar sufre un episodio de alucinaciones o delirios, puede llegar a perder el sentido de la realidad y delinquir. En los casos más graves hay riesgo de autolesión e incluso suicidio.
  • Tratamiento trastorno bipolar

    Afortunadamente, disponemos de tratamientos eficaces para controlar la sintomatología anímica y prevenir posibles episodios. Muchas de las personas con trastorno bipolar no han sido diagnosticadas ni tratadas adecuadamente, lo que conlleva un gran sufrimiento y un empeoramiento de la enfermedad. Con una atención adecuada y con la ayuda de familiares, cuidadores y profesionales la persona que padece un trastorno bipolar puede mantenerse estable y llevar una vida normalizada, con buen rendimiento en todas las áreas vitales. El tratamiento del trastorno bipolar consiste en medicación unida a psicoterapia. Es importante que sean tratados por un psicólogo que les haga un seguimiento, ya que el hecho de sufrir diferentes episodios de manía y depresión, hace que sea necesario una seguimiento exhaustivo para una prescripción medica adecuada. Los fármacos ayudaran a controlar los síntomas y favorecerán la realización de la psicoterapia.
Ver horarios

Pedir cita

Horarios

De lunes a viernes

Mañanas: de 9:30 a 14:00
Tardes: de 16:30 a 20:00

Sábados

Mañanas: de 10:00 a 13:00

Sociedades concertadas