Lunes - Viernes

Mañanas: 9:30h-14:00h Tardes: 16:30h-20:00h

Sábados: 10:00h-13:00h

91 386 30 41

info@centromedicoelpilar.com

Av. Betanzos 53, 1º

28029 Madrid

reloj

Lunes - Viernes 8:00-19:00

Sábados 9:00-14:00

91 386 30 41

info@centromedicoelpilar.com

Av. Betanzos 53, 1º

28029 Madrid

La infidelidad ¿Por que se es infiel? ¿Qué dice la psicología?

causas infidelidad

¿Qué es la infidelidad? Tipos de infidelidad.

Una infidelidad supone la ruptura de un pacto implícito de exclusividad (salvo cuando se trata de una relación abierta). Esta situación lleva a sentirse traicionado y, por consiguiente, a la pérdida de confianza. Si bien es cierto que cada pareja tiene sus propias reglas, hay cierto consenso en cuanto a la concepción de infidelidad:

  • Las microinfidelidades: El no reconocer que se tiene una pareja, flirtear con otras personas o fantasear con que se tiene una relación con otra persona son situaciones que resultan molestas, aunque no revistan de especial gravedad debido a su sutileza.
  • La online o virtual: Durante la cuarentena, se disparó lo que se conoce como sexting, esto es, el intercambio de fotografías o vídeos de contenido erótico.
  • La sexual: La infidelidad sexual suele comenzar con una fuerte atracción física por algún conocido con el que comienza a establecerse una amistad o por la búsqueda del placer sexual que no se encuentra en la pareja. También puede deberse al abuso de sustancias.
  • La emocional: En ocasiones, la vorágine de la rutina diaria puede hacer que se termine descuidando el terreno afectivo. En consecuencia, dicha necesidad emocional puede llevar a cometer una infidelidad.
  • Por venganza: Tras descubrir una infidelidad, hay personas que se dejan arrastrar por sus sentimientos de ira y frustración, terminando por ser infieles también.
chico infiel
mujeres infieles

¿Qué factores influyen en la percepción de gravedad de la infidelidad?

Cabe destacar que no siempre las infidelidades surgen de manera organizada, también hay infidelidades que no se planifican. De hecho, el factor temporal es otra de las clasificaciones que sirven para describir una infidelidad: hay personas que tienen un único desliz sin implicación afectiva o que tienen aventuras esporádicas con diferentes personas, mientras que otras tienen relaciones sostenidas en el tiempo sin implicación emocional o, por el contrario, llegan a tener una doble vida.

Evidentemente, no todas las anteriores infidelidades revisten la misma gravedad ni deterioran del mismo modo la relación de pareja. Además, cada pareja suele mostrar unos límites diferentes dependiendo de su contexto social, familia de origen y experiencias anteriores. Por ejemplo, en Japón está normalizado tener un amante en lo que llaman sexlessmarriage. En este caso, la pareja no quiere renunciar a la estabilidad del núcleo familiar, pero busca satisfacer la falta de relaciones sexuales y/o el deterioro de la relación.

Las consecuencias de la infidelidad.

El descubrir una infidelidad suele traer una serie de consecuencias que repercuten en el bienestar de los afectados, especialmente en la persona traicionada:

  • Cambios en la alimentación, problemas de sueño y dificultad para concentrarse: En estos casos, la persona puede refugiarse en la alimentación o en el sueño como forma de aliviar su malestar; en cambio, otras personas pueden perder el apetito o sufrir insomnio. Por otra parte, el malestar generado por lo ocurrido suele llevar a pensar constantemente en lo sucedido. Lógicamente, estos pensamientos repetitivos suelen llevar a no rendir a nivel profesional de la misma manera.
  • Baja autoestima: Cuando ocurre una infidelidad, la persona traicionada busca explicar el comportamiento de su pareja. Esto puede llevarla a considerar que se debe a que no es lo suficientemente atractiva o interesante para la persona que ha cometido la infidelidad.
  • Culpabilidad: El no haber detectado las señales de infidelidad, el no haber sabido satisfacer las necesidades de la pareja o el considerar que ha elegido a la pareja inadecuada son motivos que suelen llevar a sentir culpabilidad. Por su parte, el miembro infiel también puede sentirse culpable por el daño infligido a su pareja.
  • Trastornos emocionales: El impacto emocional de una infidelidad puede desencadenar trastornos como la depresión o la ansiedad, pues supone un cambio importante que hace tambalear los cimientos de una relación.

Las consecuencias de la infidelidad en la relación de pareja.

Como es lógico, el descubrir una infidelidad repercute en la dinámica de la relación al provocar:

  • Celos y desconfianza hacia la pareja infiel: Tras una infidelidad, la confianza queda irremediablemente dañada. Esto suele llevar a controlar los movimientos de la pareja por miedo a volver a ser engañado. En este sentido, conviene señalar que, aunque los celos son normales después de haber descubierto una infidelidad, estas conductas de control pueden volver la situación insostenible.
  • Reproche constante: La infidelidad habitualmente lleva a modificar el estilo de comunicación, especialmente por parte de quien ha sido engañado. Así, el lenguaje puede tornarse agresivo y sarcástico, con reproches y recriminaciones constantes, fruto del rencor y la decepción por lo sucedido.
  • Sexualidad dañada: Ante una infidelidad, es habitual dejar de mantener relaciones sexuales durante un tiempo debido al daño que ha ocasionado a nivel afectivo.
  • Ruptura de la relación: El sentimiento de humillación, desilusión, confusión, indignación, rencor y culpa puede llevar a la ruptura de la relación.
personas infieles
Infidelidad emocional

¿Por qué se es infiel?

La infidelidad es un síntoma de que la relación no está funcionando, bien por insatisfacción en algún área de la misma o bien porque un miembro de la pareja no se siente realizado y busca apoyo en otras relaciones.

A nivel personal, las motivaciones más habituales para la infidelidad son:

  • Miedo al compromiso: Las dudas respecto a la relación actual o vivir las relaciones de pareja como una pérdida de libertad puede llevar a la persona a querer poner a prueba ese vínculo que ya no se vive con la misma intensidad inicial propia del comienzo de una relación.
  • Inseguridades: Cuando una persona tiene baja autoestima puede buscar reafirmarse a través de la conquista amorosa. Por ejemplo, las infidelidades en las que hay una gran diferencia de edad pueden ser un reflejo de un deseo de volver a atrás y recuperar vivencias o ilusiones, o de una dificultad para gestionar el paso del tiempo, quedándose anclados en el pasado.
  • Crisis personal: La rutina diaria y el poner las obligaciones por delante de todo puede llevar a sentirse vacío y desconectado de uno mismo. Este sentimiento que puede intentar paliarse buscando relaciones nuevas y estimulantes que sirven como vía de escape de una vida insatisfactoria.
  • Hedonismo: Hay personas que no desean mantener una relación exclusiva porque disfrutan con la conquista amorosa.
  • Adicción al sexo: Se trata de un problema psicológico que puede conducir a mantener relaciones sexuales de forma desenfrenada debido a la falta de autocontrol.
Infidelidad en el matrimoni
infiel esposa

Factores que tienen que ver con la relación.

Por otra parte, la infidelidad también puede tener su origen en un inadecuado afrontamiento de diversos problemas en la relación de pareja:

  • Crisis en la relación: La mezcla entre monotonía, mala comunicación y el distanciamiento generado por los problemas del día a día puede llevar a atravesar crisis que forman parte de cualquier relación de pareja.
  • Desamor: Una relación de pareja suele sostenerse por el afecto mutuo. El problema surge cuando la pareja ha terminado perdiendo su conexión y la ilusión en su relación de pareja.
  • Rutina sexual: La pérdida de la pasión debido a la disminución del deseo y de la actividad sexual puede llevar a la persona a buscar satisfacer esa necesidad de adrenalina a través de una nueva relación.
  • Venganza: Aquellas personas con una personalidad inestable o inmaduras emocionalmente pueden recurrir a la infidelidad como forma de vengarse por el trato recibido.

¿La terapia de pareja sirve para superar una infidelidad?

Cuando se descubre la figura del amante, los cimientos de la relación se ven dañados. Los sentimientos de humillación y desilusión iniciales se tornan en indignación y desconfianza, lo que puede llevar a terminar la relación. No obstante, el conocer la existencia de una tercera persona puede reforzar la relación de pareja en el sentido de que obliga a la pareja a hablar de su relación y aclarar su situación.

Atravesar este duelo no es sencillo y las secuelas del mismo pueden resultar devastadoras. De hecho, no son pocas las parejas que sufren una crisis tan fuerte que les cuesta continuarla a pesar de no querer terminarla. En estos casos, el apoyo y acompañamiento de un psicólogo especializado en terapia de pareja puede ser de gran ayuda para superar esta crisis.

hombre infiel
la infidelidad

Áreas a abordar en terapia de pareja por infidelidad.

El terapia de pareja, por lo tanto, consistirá fundamentalmente en:

  • Desactivar las reacciones emocionales iniciales: En primer lugar, es necesario evaluar el impacto de la infidelidad en la relación. Después, se establecerán pautas de autocuidado para que la pareja no continúe la escalada de una emoción que puede volverse destructiva. También es preciso trabajar en la comunicación de la pareja, para evitar que surjan discusiones duras y violentas, con reproches agresivos.
  • Pedir perdón: El proceso de reconciliación es altamente complejo. La persona traicionada necesita conocer y entender lo ocurrido, pero si su curiosidad se torna morbosa y obsesiva puede dificultar el proceso de reconciliación. Por otra parte, la pareja infiel ha de reconocer y sentir que causó dolor al otro. Además, la pareja infiel debe definir un plan de acción para garantizar que la situación no va a volver a suceder.
  • Elegir perdonar: El perdón no implica aceptar el riesgo de que ocurra otra nueva infidelidad. Si bien aprender a detectar los indicios que indicaban la existencia de un problema puede ser tranquilizador, es importante no caer en el control excesivo de la pareja infiel. En este sentido, cabe destacar que esta última no debe aceptar un castigo eterno ni vivir la petición de perdón como una humillación.
  • Reconstruir la relación de pareja: Cuando ocurre una infidelidad, los pilares del amor (pasión, compromiso e intimidad) quedan dañados debido al secreto y las mentiras ocurridas. Aceptar lo sucedido y recuperar la confianza en la pareja son objetivos primordiales altamente complicados de alcanzar. Por ello, puede ser de gran utilidad acudir a un psicólogo especializado en terapia de pareja.

¿Qué es la escritura emocional?¿Terapia de escritura?

que es la escritura emocional

La escritura emocional

Según diversos autores, escribir 20 minutos al día sobre lo que nos ocurre o ha ocurrido nos puede ayudar a mantener nuestra salud mental e incluso ayudar a nuestro cuerpo a mantener un funcionamiento óptimo a nivel fisiológico. La escritura nos permite plasmar y desarrollar nuestra imaginación, pero también nos da la oportunidad de expresarnos mediante las emociones o los pensamientos. Podemos conocernos mejor, o la podemos utilizar para encontrar soluciones a problemas que debemos gestionar.

Este tipo de escritura se llama ESCRITURA EMOCIONAL, y mediante ella podemos explorar nuestro interior para llegar a un mejor conocimiento de nosotros mismos. Debe ser personal, una narración de nuestras experiencias y de lo que han provocado en nuestro interior, y debe ser libre, ya que nadie va a leer lo que escribamos, y si no escribimos todo lo que pensamos no podremos beneficiarnos de ella.

Beneficios

Los beneficios de la escritura emocional son:

  • La reducción de la ansiedad y el estrés.
  • Mejora del estado de ánimo.
  • Autorregulación emocional.
  • Mejora del funcionamiento del sistema inmunológico.
  • Autoconocimiento y autocomprensión.
  • Observación de nuestros miedos, posibles traumas y conflictos internos y posible reconciliación con ellos.
  • Progreso en la búsqueda de soluciones a problemas.

Además, la escritura nos permite comunicarnos mejor, ya que escribiendo buscamos expresiones más complejas que cuando hablamos, lo que nutre nuestra comunicación. La escritura también nos permite aprender más, ya que nos ayuda a consolidar los conocimientos que vamos adquiriendo y evita que se nos olviden como podría pasar en caso de solo escucharlo o leerlo.

La escritura nos permite analizar las cosas que nos pasan de una manera más clara al no ser algo tan fugaz como un pensamiento. Además, nos permite ver desde fuera esos pensamientos y tomar una perspectiva diferente de ellos. Muchos pacientes, al releer lo escrito, entienden que sus pensamientos no son tan malos como lo sentían en otro momento, o que algún pensamiento que les surgía de vez en cuando  no era real. La escritura nos permite tomar la distancia necesaria como para distraer la atención hacia otro lado y centrarnos en lo verdaderamente importante, algo que a veces no vemos por que aparecen en nosotros pensamientos una y otra vez que distraen nuestra atención.

Al unir los dos hemisferios cerebrales en una misma tarea (el hemisferio derecho se encarga de la parte creativa y de las emociones y el izquierdo de la parte más racional), se refuerza el equilibrio emocional y podemos comprender nuestro sentimientos y pensamientos y mantenerlos controlados. Con la escritura podemos estabilizar nuestro estado emocional y  relajarnos en momentos de crisis.

taller de escritura emocional
escritura emocional

La escritura manual

Como dato interesante podemos destacar que la escritura a mano nos permite memorizar y aprender mejor que si no escribiéramos. Al escribir más lentos con la escritura a mano, podemos pensar más claro y reflexionar más sobre lo que queremos decir. Ejercitamos tanto la mente como el movimiento, lo que aumenta nuestro rendimiento mental y, a la larga, podemos prevenir la aparición de diferentes tipos de demencia o deterioro cognitivo.

Aunque resulte recomendable escribir a mano por los beneficios que nos reporta, a la hora de expresarnos y utilizar la escritura como algo terapéutico, podemos utilizar ambas. Sí es verdad que la escritura manual nos puede permitir centrarnos más en lo que queremos plasmar y reflexionar más sobre nuestras emociones y nuestros pensamientos, pero los beneficios de la escritura se dan tanto en la escritura a mano como en teclado.

La importancia de la expresión de las emociones

Es importante liberar nuestros pensamientos, emociones y sentimientos de manera habitual, y más aún en momentos en los que es difícil expresarlos hacia fuera por no tener a nuestras personas de confianza cerca, no poder acudir a un especialista que nos ayude a gestionarlos en un momento dado, o por acumulación a lo largo del tiempo de emociones de las que no hemos sido conscientes por diversos motivos y que, en momentos concretos, vuelven a aparecer en nuestra mente. Reprimirlos puede provocar malestar con uno mismo, ansiedad, desasosiego, tristeza o irritabilidad, además de problemas físicos como dolores de cabeza, enfermedades cardiovasculares o debilitación del sistema inmune. Además, las relaciones interpersonales pueden deteriorarse por gestionar mal estas emociones al no saber cómo gestionarlas en esos momentos.

En muchas ocasiones, puede que el psicoterapeuta, dentro de la terapia psicológica, anime al paciente a utilizar la escritura para expresar sus pensamientos o emociones, creando un diario, por ejemplo. De esta manera, el paciente puede conectarse más con la terapia que se realiza habitualmente de manera semanal, y tener la oportunidad de sentirse más implicado en ella al mantener la actividad en casa. La persona tiene mayor facilidad para expresar sus emociones mediante la escritura y las puede registrar en el momento en el que aparezcan de manera más clara de lo que pudiera expresar pasados los días en la sesión psicológica. El también puede beneficiarse de la escritura para conocer más información sobre el paciente que, de otra manera, le sería muy difícil conocer.

Los registros o textos escritos por el paciente contienen información de primera mano, en el momento preciso y, en algunas ocasiones, con directrices del psicoterapeuta para conseguir la información importante según el paciente.

escritura emocional autoreflexiva
terapia de escritura emocional

¿Qué podemos mejorar mediante la escritura?

La escritura terapéutica también se puede utilizar para reforzar la autoestima, conocerse más a uno mismo, elaborar los duelos, organizar objetivos y metas personales, potenciar las habilidades sociales, proyectar el futuro e incluso para acceder a información de nuestro inconsciente que nos es difícil conocer. La escritura mejora la ansiedad, el insomnio, la depresión, etc., siempre y cuando sea guiada por un profesional en psicología. Cuando se escriben traumas personales, se reduce el estrés que puede estar produciendo y mejora el sistema inmune, según algunos estudios.

La escritura nos ayuda a reinterpretarnos a nosotros mismos, ya que podemos cambiar la forma de expresar nuestro interior y entendernos. Podemos darle un nuevo sentido a nuestra historia y a nuestra existencia. El hecho de que tengamos que pensar más lentamente por obligación con la escritura, hace que podamos reflexionar más a fondo sobre nosotros mismos y descubrir cosas en nuestro interior que quizá antes no sabíamos de que estaban ahí. La gestión de nuestras emociones también puede ser mejor por la escritura gracias a poder expresarlas y reflexionarlas en profundidad.

¿Qué son los celos en la pareja? ¿Cómo eliminarlos?

celos en la pareja

¿Qué son los celos?

La idea de amor romántico ha sufrido ciertas variaciones a lo largo del tiempo. Sin embargo, algunos medios de comunicación y novelas románticas han contribuido a identificar los celos como sinónimo de amor. Los celos surgen por el miedo a perder el afecto del otro a causa de una amenaza (real o imaginaria). No obstante, el sentirse celoso, más que una prueba de amor, supone una prueba de autoconfianza. Esto se refiere a que la persona siente celos cuando cree que otro (la imagen de quien uno querría llegar a ser) puede darle a su pareja aquello que no obtiene de uno mismo, por lo que será sustituida en cuanto su pareja encuentre a una persona más digna de su amor.

En resumen, los celos actúan como mecanismo de defensa para paliar las propias inseguridades y miedos. De esta manera, lo que comienza como un sentimiento de desconfianza puntual, termina transformándose en una sospecha generalizada. La persona tiende a emparanoiarse, detectando supuestos indicios que alimentan sus miedos sobre la supuesta infidelidad de su pareja, ya que el celoso es una persona que no se da suficiente valor a sí misma, por lo que no entiende por qué su pareja puede querer estar con ella.

El origen filogenético de los celos es evidente: la exclusividad sexual permitió a nuestros antepasados proteger a sus descendientes, por lo que los celos informan de la presencia de peligro, a fin de que el cerebro humano busque una solución. Pero, ¿hasta qué punto tener celos es algo normal?, ¿Qué es lo que distingue los celos normales de los celos patológicos?

celoso
ataque de celos

¿Cuál es el límite entre los celos normales y los celos patológicos?

Principalmente, lo que diferencia los celos normales de los celos patológicos es que los celos normales sirven para preservar el vínculo ante una amenaza real. De esta manera, estos celos pueden contribuir a mejorar la calidad de la relación y a solucionar ciertos problemas de la misma.

En cambio, aunque la naturaleza de los celos patológicos es la misma, la persona no sólo los padece de manera frecuente e intensa, sino que los maneja de forma inadecuada, lo que termina ocasionando sufrimiento a ambos. En este sentido, se puede decir que la persona celosa tiende a caer en una espiral obsesivo-compulsiva. Esto se debe a que, si bien el ritual de comprobación sobre el estado de su pareja reduce puntualmente su ansiedad, después vuelve a surgir dado que es imposible controlar la vida de su pareja en todo momento.

Señales para detectar los celos patológicos.

Ante la inseguridad por la supuesta inestabilidad de su relación, los celos suelen provocar una serie de cambios a nivel cognitivo, emocional y conductual.

Respecto a las conductas manifiestas, la persona puede terminar llevando a cabo importantes conductas de control. Algunas de ellas son revisar las pertenencias del otro, solicitar sus contraseñas o su ubicación, exigir compartir los mensajes o conversaciones privadas, espiarla, prohibirla relacionarse con ciertas personas (p. ej. con amistades comunes con una expareja), impedirla realizar ciertas actividades o hacerlas acompañada de la persona celosa.

Dichas conductas pueden llegar a convertirse en auténticas compulsiones que alimentan la percepción errónea de la persona celosa en los acontecimientos cotidianos. Con ello, se incrementa la necesidad de controlar y vigilar al otro. Así, la pareja se ha convertido en una relación de tres, en la que el miembro celoso ha terminado incorporando en la rutina al ex, al amigo, al compañero o al vecino que le genera celos.

En resumen, la persona celosa termina padeciendo a causa de la preocupación constante por su pareja y sus acciones. También sospecha ser víctima de un engaño amoroso y actúa de forma paranoica con su pareja, llegando incluso a inducirla sentimientos de culpabilidad cuando ésta no termina de aislarse de su familia y/o amistades a fin de estar siempre con el miembro celoso. Su baja autoestima se manifiesta en este aspecto al experimentar una sensación de abandono y ansiedad constantes.

psicologia celos
celos enfermizos

¿Por qué se sienten celos?

  • Educación y factores culturales: Las expectativas falsas sobre el amor y las relaciones pueden llevar a llevar a creer que amar a la pareja es sinónimo de mimetizarse con ella, haciéndolo todo juntos. Se trata, por lo tanto, de patrones afectivos mal aprendidos.
  • Experiencias personales: El haber crecido en un hogar donde los padres se relacionaban de esa forma puede incrementar la posibilidad de padecer celos al no percibirlos como algo negativo. También, el haber sido sufrido una infidelidad puede llevar a la persona a mostrarse más recelosa en su siguiente relación.
  • Celos proyectados: El haber sido infiel o desear serlo puede llevar a creer que la pareja tiene el mismo deseo, generando suspicacia.
  • Dificultades para relacionarse: Normalmente, son personas a las que les cuesta comunicarse con su pareja de una manera sana, por lo que tienden a desarrollar otro tipo de conductas menos adecuadas para conseguir sus objetivos.
  • Falta de confianza en sí mismo: Las personas celosas suelen considerar que si su pareja les quisiera ésta sólo tendría ojos para ella, es decir, que si admira a otra persona es que uno mismo no vale la pena y, por lo tanto, lo normal es que termine marchándose con otra persona.
  • Trastornos psicológicos: Existen ciertos problemas psicológicos que pueden facilitar la aparición de los celos como los trastornos de personalidad histriónico, narcisista o paranoide. Por otra parte, la dependencia emocional suele aparecer asociada a los celos, ya que conlleva patrones afectivos desestructurados.

¿Hasta qué punto deben aguantarse los celos en una relación de pareja?

Cuando los celos son desproporcionados en intensidad, frecuencia o son infundados, significa que la persona ha llegado a desarrollar una visión distorsionada de la realidad, lo que suele aparecer unido a un comportamiento obsesivo. La persona dedica gran parte de su tiempo a recabar pruebas que indiquen un posible engaño, rechazando cualquier argumento contrario.

Esta situación termina generando discusiones en la relación, llevando a la persona celosa a intentar controlar a su pareja mediante prohibiciones, culpabilizándola de sus celos y explosiones emocionales, llegando incluso a producirse situaciones de maltrato físico. Las acusaciones basadas en la imaginación, el control de gastos o de salidas, el comprobar constantemente qué se está haciendo y con quién, recibir insultos y reproches constantes son algunas de las señales de alarma para abandonar una relación pues, aunque se puede entender cómo se siente la persona celosa, sus celos no justifican ciertas actitudes.

Las consecuencias de los celos patológicos.

Las consecuencias de experimentar frecuentes episodios de celos son variadas. En primer lugar, los celos exacerbados pueden interfirir en la vida familiar, social y laboral de los implicados, pues la pareja puede terminar optando por no realizar ciertas actividades para evitar los episodios de celos. También se puede optar por procurar mantener el ritmo de vida habitual, lo que inevitablemente termina siendo motivo de conflicto.

Los celos no sólo conllevan sufrimiento emocional para el afectado, sino que la víctima de celos puede llegar a sentir rechazo hacia el otro. Esto se debe a que la pareja se siente hostigada y, además, sus momentos en común han terminado dedicándose principalmente al intercambio de reproches. En este sentido, el progresivo deterioro de la relación y su dinámica cada vez más destructiva puede llevar a la víctima de los celos a mostrarse más distante. Este cambio suele ser interpretado por el celoso como una confirmación de sus sospechas, lo que puede lacerar más la relación, ocasionando la ruptura.

Por otra parte, las situaciones anteriormente descritas pueden llevar al afectado a desarrollar conductas obsesivas o de hipervigilancia. Ante esta situación de celos sostenida en el tiempo, se puede llegar incluso a padecer trastornos psicológicos como ansiedad o depresión.

celosa
celos en pareja

¿Cómo puede ayudar un psicólogo a superar los celos de pareja?

La labor del psicólogo consiste fundamentalmente en abordar las inquietudes de la persona celosa. Para ello, se trabajan sus miedos y su autoestima, además de reducir las conductas de control sobre su pareja. A continuación, se presentan más detalladamente los objetivos a trabajar durante la terapia:

  • Entender los celos: Más que erradicar los celos, se busca entender su origen, cómo se expresan y manejan a fin de evitar el malestar que producen en el afectado y en su relación.
  • Reducir las conductas de control: Invadir la privacidad de la pareja no garantizará obtener la prueba que se precisa para confiar en la misma. En cambio, acrecentará la necesidad de controlar su rutina como medio para paliar el propio malestar ante las situaciones que pueden desencadenar los episodios de celos.
  • Incrementar la autoestima: Trabajar las propias inseguridades y reconocer sus cualidades es fundamental para confiar en la capacidad para gustar a la pareja.
  • Fomentar el espacio personal: El mantener una parcela de privacidad en la que poder desarrollarse a nivel individual es algo sano y normal en una relación de pareja.

La terapia de pareja ante los celos patológicos.

La terapia de pareja puede ayudar a abordar ciertos aspectos que no pueden tratarse a nivel individual en la misma medida:

Empatizar con la pareja

Reconocer lo irracional o desproporcionado de los celos ayuda a comprender cómo se siente la pareja cuando es acusada de coqueteos inexistentes.

Acrecentar la confianza en la pareja

Los celos llevan a creer que la desconfianza siempre está motivada por la pareja. Cuestionar las evidencias de supuestas infidelidades y buscar explicaciones alternativas para entender los acontecimientos ayuda a la persona a salir de su laberinto de celos.

Potenciar las habilidades de comunicación

La expresión de sentimientos es esencial para mejorar la relación de la pareja. De hecho, a través de la comunicación se puede poner remedio a ciertas situaciones que desencadenan los episodios de celos.

Mejorar la relación de pareja

No es extraño que las personas celosas acudan a terapia de pareja presionadas por su pareja. Además de trabajar los anteriores puntos, los cuales contribuirán positivamente a la mejora de la relación, es necesario trabajar en los intercambios positivos. Llegar a nuevos acuerdos a fin de cuidar la relación y demostrar el propio afecto de manera espontánea como se hacía anteriormente es fundamental.

¿Qué es Neuropsicología? ¿Qué aspectos trata?

que es la neuropsicologia

¿Que es la neuropsicología?

La neuropsicología estudia las diferentes funciones cognitivas que rige nuestro cerebro y las dolencias que pueden afectarlas, teniendo en cuenta las estructuras cerebrales en las que se encuentran dichas funciones. Mediante la evaluación neuropsicológica podremos saber si existe alguna función afectada o no.

Cuando existen síntomas como olvidos, entorpecimiento a la hora de planificar tareas o dificultades para realizar determinadas actividades cotidianas, suele ser signo de alarma para que la persona recurra a un profesional para realizar una evaluación neuropsicológica exhaustiva.

La evaluación neuropsicológica se apoya en instrumentos que miden las funciones que puedan estar afectadas, junto a la entrevista por parte del neuropsicólogo tanto al paciente como a sus familiares o personas cercanas.

evalucion neuropsicologica
neuropsicologia tratamientos

¿Qué hace neuropsicologo?

Mediante la neuropsicología se pueden tratar los déficits detectados a lo largo de la evaluación. El diagnóstico precoz de determinadas enfermedades degenerativas, y su correspondiente tratamiento, puede dar lugar a un retraso de la evolución de la enfermedad a nivel cognitivo y, como consecuencia, el aumento de la calidad de vida del paciente.

Tratamiento neuropsicológico

El objetivo del tratamiento neuropsicológico es rehabilitar, mantener o compensar las funciones afectadas. También pueden darse problemas emocionales como consecuencia de la afección cognitiva, lo cual puede ser tratado paralelamente en psicoterapia y podrá disminuir con la mejora cognitiva.

 

Las consecuencias en el día a día del paciente también son tratadas en este tipo de terapias, con el objetivo de que el paciente pueda retomar su vida a nivel familiar, laboral, social o cualquier otro ámbito que pudiera estar afectado..

Evaluación neuropsicológica

La evaluación neuropsicológica consiste en una evaluación global de las funciones cognitivas (memoria, atención, percepción, etc.), que pueden resultar afectadas tras un daño cerebral (Ictus, traumatismo craneoencefálico) o a través de un proceso neurodegenerativo (Alzheimer, Parkinson, Esclerosis Múltiple).Durante la evaluación neuropsicológica se valora el estado de ánimo de la persona para descartar o detectar otras alteraciones (Depresión, Ansiedad, etc.) que pudieran estar afectando a su funcionamiento cerebral y/o causando problemas de conducta.

Resultados de la evaluación neuropsicológica

El resultado de la evaluación neuropsicológica se plasma en un informe en el que se interpretan de manera científica los resultados de las diferentes pruebas, se describe el estado actual del paciente en las diferentes áreas evaluadas (estado cognitivo, emocional, conductual) y se ofrecen unas recomendaciones de tratamiento así como una serie de pautas para los familiares o cuidadores, que serán de utilidad para el manejo de la nueva situación y el cuidado del paciente.

neuropsicologo
problemas neuropsicologicos

¿Cuándo hacer una evaluación neuropsicológica?

  • Cuando exista alguna alteración neurológica o daño cerebral (Ictus, traumatismo craneal por accidente laboral o de tráfico) que afecte al funcionamiento cognitivo y dificulte las actividades de la vida diaria en el trabajo, en las relaciones sociales, la conducción o los autocuidados, como la higiene o la alimentación.
  • Cuando existan quejas o problemas de memoria, atención (TDAH) o de lenguaje que dificulten nuestra capacidad de aprendizaje y/o de relacionarnos con los demás.
  • Cuando existan sospechas de deterioro cognitivo asociado a la edad, para valorar de manera objetiva el nivel de deterioro.
  • Cuando exista evidencia de una enfermedad neurodegenerativa (Alzheimer, Parkinson, esclerosis múltiple) y sea necesario realizar una valoración del estado global del paciente o un seguimiento del mismo.

¿Cuándo ir al neuropsicologo?

Es importante acudir a un profesional en neuropsicología cuando se den síntomas relacionados con las funciones cognitivas, ya sea producidos por alguna afección médica o no.

Podemos encontrarnos con enfermedades que provoquen estos déficits, o puede que el propio envejecimiento normal de las personas sea el que lo provoque. Sea cual sea el caso, es conveniente tratarlo para mejorar el rendimiento del paciente y su calidad de vida.

Ayuda en neuropsicología

Centro Medico el Pilar cuenta con psicólogos especializados en Desarrollo Cognitivo y Neuropsicología con gran experiencia en evaluación, tratamiento e intervención.

Trabajamos en colaboración con otros profesionales del sector para poder ofrecer a nuestros usuarios y pacientes un servicio adaptado a sus necesidades concretas.

¿Quiénes necesitan una evaluación neuropsicologica?

Personas con daño cerebral sobrevenido

(ICTUS, traumatismo) que requieran un plan de tratamiento individualizado para recuperar o compensar los déficits ocurridos tras la lesión.

Personas con Deterioro Cognitivo Leve

Para prevenir o retrasar la aparición de una demencia.

Personas con dificultades de memoria, aprendizaje,

Lectoescritura, discapacidad, de diferente etiología (TDAH, dislexia, etc.) para mejorar su rendimiento en dichas actividades.

Personas con trastornos del desarrollo

Personas que presentan dificultades en la comunicación y el lenguaje, en las funciones ejecutivas y en las habilidades sociales (como el Síndrome de Asperger).

Familiares y cuidadores de pacientes con alteraciones neuropsicológicas.

Ya que la rehabilitación permitirá, que poco a poco, el paciente sea más autónomo en las actividades del día a día, reduciendo la sobrecarga y el estrés de los cuidadores.

Rehabilitación neuropsicologica

La Rehabilitación Neuropsicológica es un tratamiento que tiene como objetivo recuperar o compensar una actividad o función perdida o disminuida por un traumatismo o enfermedad neurológica. La finalidad última de la Rehabilitación Neuropsicológica es que la persona recupere, en la medida de lo posible, su funcionamiento anterior y vuelva a formar parte activa de su entorno social, laboral y familiar. Cuando la recuperación no es posible por la magnitud de la lesión, el objetivo será compensar el déficit y el tratamiento irá encaminado a la adaptación y al aprendizaje de nuevas estrategias para que la persona pueda alcanzar su mayor nivel de autonomía

Duración

La Rehabilitación Neuropsicológica es un tratamiento que tiene como objetivo recuperar o compensar una actividad o función perdida o disminuida por un traumatismo o enfermedad neurológica. La finalidad última de la Rehabilitación Neuropsicológica es que la persona recupere, en la medida de lo posible, su funcionamiento anterior y vuelva a formar parte activa de su entorno social, laboral y familiar.

Cuando la recuperación no es posible por la magnitud de la lesión, el objetivo será compensar el déficit y el tratamiento irá encaminado a la adaptación y al aprendizaje de nuevas estrategias para que la persona pueda alcanzar su mayor nivel de autonomía.

Ictus

¿Qué es un ictus?

Un ictus es un tipo de lesión cerebral en la que tras una hemorragia o un taponamiento de los vasos que llevan la sangre a las diferentes zonas del cerebro, una parte de éste ya no recibe los nutrientes, por lo que las neuronas mueren y no se llevan a cabo las funciones de esa área adecuadamente. El ictus afecta a personas de diferentes edades, y las consecuencias de éste pueden afectar gravemente a la vida diaria de la persona que lo sufre.

El cerebro contiene diferentes áreas que abarcan distintos tipos de funciones cerebrales, por lo que si una de estas áreas es afectada por el ictus, las funciones de dicha área se verán afectadas. Es importante saber que el cerebro es un órgano que se puede modificar mediante el trabajo exhaustivo del paciente con el terapeuta gracias a la llamada plasticidad cerebral.

Este término hace referencia a la capacidad del cerebro para adoptar las funciones perdidas en el ictus en otras áreas no específicas para ellas.

¿Cuáles pueden ser las secuelas de un ictus?

Las secuelas de un ictus pueden ser tanto físicas como cognitivas. Se pueden sufrir parálisis en diferentes partes del cuerpo, pero también se pueden perder funciones cognitivas superiores de nuestro cerebro como pueden ser:

  • Memoria.
  • Atención.
  • Percepción visual, auditiva, táctil, olfativa o gustativa, así como la percepción de nuestro propio cuerpo.
  • Capacidad para hablar, denominar o comprender el lenguaje.
  • Lectura y escritura
  • Movimiento.
  • Capacidad de planificación, razonamiento y toma de decisiones.

Estas secuelas pueden afectar en la vida diaria de la persona, impidiendo que se realicen las tareas que habitualmente se hacían antes de que ocurriera el ictus.

¿Cómo se tratan las secuelas cognitivas de un ictus?

Tras la pérdida de alguna de las funciones cerebrales que nos permiten desenvolvernos en la vida diaria, podemos actuar mediante la rehabilitación neuropsicológica. Esta consiste en la rehabilitación, estimulación o compensación de las funciones perdidas, dependiendo de cada caso.

Aunque en el cerebro haya áreas que ya no funcionen, otras pueden adoptar esas mismas funciones mediante la realización de tareas de manera continua a lo largo de las sesiones de rehabilitación. El inicio precoz de la neurorrehabilitación da lugar a una mayor recuperación de las funciones perdidas.

¿Como son nuestras consultas psicológicas para el Ictus?

En la consulta de neuropsicología se realizan diferentes actividades específicas para cada tipo de déficit, relacionadas directamente con la función que queremos tratar. Las sesiones son de entre una o dos horas semanales, dependiendo de cada caso, y se trabaja conjuntamente entre el neuropsicólogo y el paciente.

Ejercicios psicológicos para el Ictus

Las actividades neuropsicológicas son interactivas, pudiendo utilizar juegos, imágenes, actividades de entretenimiento adaptadas por el neuropsicólogo al problema a tratar, etc., pero siempre procurando que sean actividades adaptadas a cada paciente en cuanto a gustos, edades y preferencias para evitar que la terapia sea monótona. El objetivo de la terapia es la rehabilitación de las funciones perdidas o, en caso de que la rehabilitación no sea posible, el mantenimiento o la compensación de éstas, pero siempre aportando al paciente un apoyo y un cambio más o menos significativo en su vida diaria.

Deterioro cognitivo leve (DCL)

¿Qué es un deterioro cognitivo leve?

El deterioro cognitivo leve consta de fallos de memoria en su mayor parte. Las personas mayores, a partir de los 65 años, pueden comenzar a sufrir pérdidas de memoria, que pueden formar parte de un envejecimiento normal o no. Las pérdidas de memoria más llamativas en el deterioro cognitivo leve se relacionan con la pérdida de objetos, olvido de nombres tanto de personas como de objetos cotidianos, olvido de eventos sucedidos recientemente o de conversaciones mantenidas poco tiempo atrás, lo que puede evidenciarse a través de preguntas repetitivas.

Este tipo de deterioro neuropsicológico puede asemejarse a algún tipo de demencia, con la diferencia de que éste no provoca que la persona no pueda realizar actividades cotidianas en su vida diaria. Además, otras funciones cognitivas como el habla, la atención o la percepción no se ven afectadas.

Por estos motivos, el deterioro cognitivo leve es difícil de detectar si no es a través de pruebas neuropsicológicas específicas para tal fin. Es importante saber que este tipo de deterioro puede mantenerse en el tiempo, o puede que de lugar a algún tipo de demencia posterior, siendo la enfermedad de Alzheimer la más habitual. En estos casos, las evaluaciones neuropsicológicas periódicas nos pueden indicar cuál es la evolución del deterioro cognitivo leve y cuál es el tratamiento más adecuado para ello.

¿Cómo se trata el deterioro cognitivo leve?

Tanto si el deterioro cognitivo leve da lugar al desarrollo de una demencia como si no, es importante tratarlo mediante estimulación cognitiva.

A través de un tratamiento neuropsicológico se estimulan las diferentes funciones cerebrales mediante su entrenamiento con el fin de mantenerlas en el tiempo. Todo lo que no se entrena se atrofia, por lo que es importante que ante una determinada dolencia se de un tratamiento adecuado a tiempo.

De esta manera, mantendremos estable en el tiempo el deterioro cognitivo para retrasar la aparición de una demencia, e incluso en algunos casos se podrá mejorar la memoria mediante técnicas específicas de entrenamiento cognitivo.

Superar un deterioro cognitivo leve

Durante las sesiones se realizan diferentes tareas que trabajan la atención, el lenguaje, el cálculo, el movimiento o la percepción y, en especial, la memoria. Ésta última puede trabajarse de diferentes maneras mediante tareas sencillas específicas para cada paciente, mejorando el rendimiento y la calidad de vida de la persona.

También es importante reforzar a lo largo de las tareas de memoria los ámbitos no afectados para mantener el nivel cognitivo y prevenir que el deterioro cognitivo leve pueda convertirse en algo más severo.

Las sesiones se dan entre una o dos veces semanales, dependiendo de cada caso, con una duración de una hora, en la que se trabajarán las funciones especificadas de manera individual en cada sesión dando lugar a un trabajo mas exhaustivo de la función tratada. 

En casa

Tras la sesión de neuropsicología, el paciente debe realizar tareas para casa, relacionadas con lo trabajado durante la sesión, y que ayudarán a progresar más rápidamente y a mantener los progresos obtenidos a lo largo de las sesiones.

Alzheimer

¿Qué es el Alzheimer?

La enfermedad de Alzheimer es la demencia más común entre las personas mayores.

Se caracteriza por la pérdida progresiva de funciones cognitivas en diferentes fases que comprende la enfermedad.

Los primeros síntomas están relacionados con pérdidas de memoria que van aumentando con el tiempo, junto a la pérdida de otras funciones como el pensamiento o la percepción, dando lugar a problemas posteriores referentes al habla, movimiento o problemas de personalidad.

Cuáles son los síntomas del Alzheimer

Según la fase en la que se encuentre el paciente podemos encontrar síntomas como:

  • Cambio de personalidad.
  • Dificultad para comunicarse.
  • Olvidos frecuentes y repetición.
  • Dificultad para realizar movimientos o caminar.
  • Deterioro de la atención.
  • Problemas de orientación en rutas familiares.
  • Disminución de la energía.
  • Dificultad para realizar tareas cotidianas.
  • Problemas en razonamiento y planificación.
  • Alucinaciones

Las neuronas del cerebro se van destruyendo con el tiempo de manera progresiva, por lo que no es posible curar la enfermedad, pero sí ralentizar su evolución. Esta enfermedad suele aparecer a partir de los 60 años, siendo más probable su aparición cuanto más mayor es la persona. Un factor de riesgo para padecerla es tener antecedentes familiares con esta enfermedad

¿Cómo se puede tratar el Alzheimer?

El tratamiento cognitivo del Alzheimer se basa en los fármacos, que ayudan a que la enfermedad evolucione más lentamente. La estimulación cognitiva también puede ayudar a retrasar el deterioro consecuente de la enfermedad. En este tratamiento se trabajan las áreas afectadas según la fase en la que se encuentre el paciente para intentar retrasar el avance de la enfermedad. El tratamiento consta de tareas en las que se estimulan las funciones deterioradas, pudiendo dar lugar a leves mejoras en el paciente dependiendo del caso, aunque el objetivo principal es la ralentización de la velocidad de deterioro y la estabilización de síntomas durante el mayor tiempo posible.

¿Quiénes suelen padecer alzheimer?

La enfermedad de Alzheimer es un tipo de demencia que suele afectar a personas mayores de 60 años, siendo más probable su aparición a partir de los 80 años. Aparece como consecuencia de la acumulación de una proteína llamada beta-amiloide entre las neuronas, lo que se produce a lo largo de la vida de una persona y, cuando alcanza una cantidad suficiente, puede dar lugar a la destrucción de las neuronas y, por lo tanto, a la demencia.

¿Que dificultades provoca el alzheimer en la vida diaria?

El Alzheimer, como todas las demencias, provoca dificultades para que las personas afectadas lleven a cabo las actividades de la vida diaria, comenzando a afectar a tareas como cocinar, conducir o utilizar algún aparato cotidiano, hasta impedir a la persona poder vestirse o asearse sola. También se suele acompañar de desorientación. La persona pierde la noción del tiempo, no sabiendo en qué día, mes o incluso año se encuentra. También puede aparecer desorientación espacial y llegar a perderse en lugares que antes eran conocidos.

¿Que se puede hacer si se padece de alzheimer?

Al ser una demencia degenerativa, actualmente la enfermedad de Alzheimer no tiene cura y no se pueden revertir sus consecuencias, pero sí se puede retrasar su evolución. Como todas las demencias degenerativas, la enfermedad de Alzheimer va deteriorando poco a poco las funciones cognitivas, y uno de los déficits más notables es la memoria. Los pacientes tienen dificultades para retener información, recordar acontecimientos recientes e incluso llegan a no reconocer a sus seres queridos con el tiempo.

Posteriormente aparecen problemas de lenguaje y dificultades para leer, escribir y hablar, perdiendo estas funciones progresivamente. También suelen aparecer problemas conductuales tales como agresividad o llanto continuado, además de padecer cambios de personalidad permanentes. En las fases finales de la enfermedad, la persona pierde la capacidad de movimiento y es completamente dependiente. Todas estas pérdidas funcionales son inevitables, y aparecen con el tiempo según la enfermedad avanza, pero mediante la terapia neuropsicológica es posible retrasar su evolución y dar a la persona una mayor calidad de vida durante más tiempo.

La intervención terapéutica y un tratamiento de neuropsicología en las primeras fases de la enfermedad es clave para el retraso de la evolución. Entrenar las funciones cognitivas que están comenzando a fallar pero todavía no se han perdido permitirá que la persona mantenga durante más tiempo las habilidades correspondientes y retrasar la pérdida de independencia, lo que le proporcionará una mayor calidad de vida.

¿Como son las sesiones neuropsicológicas para el alzheimer?

A lo largo de las sesiones se trabajan las funciones afectadas por la degeneración, dependiendo en cada caso de la fase en la que se encuentre la enfermedad de Alzheimer. Se tratarán funciones como memoria, atención, lenguaje, movimiento, percepción o cálculo, con el objetivo de activar y entrenar el cerebro para ralentizar la evolución de la enfermedad.

El objetivo de la terapia neuropsicológica es que la persona aumente en su calidad de vida y se sienta útil para sí mismo y para su entorno, trabajando las habilidades que el mantiene para que su degeneración sea cuanto más tardía mejor. Los pacientes ganan en autoestima y confianza, además de mantener su independencia en la medida de lo posible durante más tiempo.

Las sesiones suelen darse una o dos veces por semana, dependiendo de cada caso, y su duración es de una hora. Entre sesiones, el paciente realiza tareas para casa, en las que trabaja de manera individual determinadas actividades relacionadas con lo trabajado en sesión para mantener los progresos conseguidos y mantener la actividad cognitiva necesaria para retardar la degeneración.

¿Que tareas y ejercicios hacemos en terapia psicología para el azheimer?

En terapia se utilizan tareas específicas para cada función cognitiva, personalizadas para cada paciente y ajustadas según el nivel que presente. Estas tareas están en continuo reajuste adaptándose a la progresión de la enfermedad del paciente.

Habitualmente se hacen entrenamientos en los diferentes tipos de memoria, atención, percepción, orientación, cálculo y lenguaje, pudiendo trabajar más de una función en la misma tarea. Si el avance de la enfermedad impide que se puedan trabajar dichas funciones, el tratamiento consiste en la estimulación sensorial del paciente mediante el habla, olores, colores, movimientos o música, lo que ayuda a que la persona mantenga el contacto con la realidad. Esta parte del tratamiento, junto con el tratamiento farmacológico, es clave para que el paciente, además de mantener habilidades y funciones cognitivas, conserve una mayor salud mental y minimice la percepción de la pérdida de dichas funciones como algo traumático.

Si el proceso de deterioro se ralentiza, el impacto sobre el paciente será menor, ya que los déficits se establecen de manera que la persona pueda asimilarlos y adaptarse a ellos con la ayuda de la terapia neuropsicológica. Es importante tener en cuenta que el apoyo psicológico también es clave en este tipo de pacientes, ya que ayuda a aceptar la enfermedad y a minimizar el impacto que esta tiene sobre ellos todas las consecuencias que conlleva.

Demencia vascular

¿Qué es la demencia vascular?

La demencia vascular es un tipo de demencia que se origina por pequeños infartos cerebrales durante un tiempo prolongado de tiempo.

Determinada parte del cerebro se queda sin riego sanguíneo durante un periodo largo de tiempo y se produce una lesión neuronal. Si estos micro infartos afectan a una zona pequeña, puede no haber síntomas, pero si el área afectada es más extensa, los síntomas serán notorios.

¿Qué síntomas provoca la demencia vascular?

La diferencia de este tipo de demencia con la enfermedad de Alzheimer es que en la demencia vascular los síntomas aparecen de manera repentina, y no progresan en el tiempo si no se dan más micro infartos, al contrario de lo que sucede con la enfermedad de Alzheimer, en la que los síntomas son progresivos. 

Síntomas demencia vascular

Los síntomas que pueden aparecer en este tipo de demencia son muy similares a los de la enfermedad de Alzheimer.

  • Problemas de orientación en rutas familiares.
  • Dificultades en el lenguaje.
  • Cambios de personalidad.
  • Olvidos frecuentes y repetición.
  • Disminución de la energía.
  • Dificultad para realizar tareas cotidianas.
  • Problemas de razonamiento y planificación.
  • Alucinaciones.

¿Cómo tratar la demencia vascular?

Al igual que sucede con el resto de demencias, el tratamiento más adecuado es la estimulación cognitiva. Mediante este tipo de tratamiento se puede conseguir que las funciones perdidas por el daño neuronal en determinada área sean adoptadas por otra, gracias a la plasticidad cerebral.

De esta manera, a base de entrenar las habilidades perdidas tras el daño, las neuronas de otra área cerebral pueden adquirir la función perdida y mejorar el rendimiento de la persona en memoria, atención, lenguaje, o cualquiera que sea la habilidad dañada.

¿Como son las sesiones neuropsicológicas para la demencia vascular?

A lo largo de las sesiones de neuropsicología se trabajan las diferentes funciones cognitivas que pudieran estar afectadas, como la memoria, la atención, el lenguaje, etc., dependiendo de cada caso. Los pacientes realizan actividades en las sesiones adaptadas a sus gustos y preferencias, personalizando la terapia con el objetivo de que sea más amena y dinámica.

Las sesiones neuropsicológicas se dan una o dos veces por semana, dependiendo de cada caso, y su duración es de una hora. A lo largo de la semana, los pacientes realizan tareas para casa relacionadas con las tareas realizadas en cada sesión, con el objetivo de mantener los progresos conseguidos y que el entrenamiento mental sea continuado para llegar a lograr la rehabilitación de determinadas funciones.

El objetivo de la terapia neurocognitiva en este tipo de demencias es la recuperación de la función o funciones dañadas y, de no ser posible, la compensación del daño mediante técnicas que ayuden al paciente a mantener su estilo y calidad de vida.

Parkinson

Muchas personas saben de la enfermedad de Parkinson porque han conocido a alguien que la padece, pero es mucho más que lo que vemos a simple vista. En este artículo te explicamos en qué consiste la enfermedad de Parkinson y cómo se trata.

La enfermedad de Parkinson es una enfermedad progresiva que afecta al sistema nervioso, en concreto a los centros del cerebro que controlan el movimiento. Se trata de una enfermedad que provoca síntomas graduales que van aumentando en intensidad con el tiempo. Es conocida por la aparición de temblores y la disminución del movimiento, pero entraña muchos más síntomas no tan conocidos que afectan gravemente a la vida de la persona que la padece.

Las personas afectadas por la enfermedad de Parkinson comienzan padeciendo síntomas físicos que pueden provocar diferentes tipos de trastornos psicológicos como ansiedad o depresión. Con el tiempo, el cerebro de la persona se suele ver afectado, además de en cuanto a movimiento, y provocar lentitud a la hora de pensar, dificultades para mantener la atención o problemas de memoria..

Síntomas físicos

Los síntomas físicos de la enfermedad de Parkinson pueden ser diferentes según la persona, y pueden aparecer en un lado del cuerpo o en los dos. Debemos tener en cuenta que estos síntomas siempre irán a más. Algunos de ellos son:

  • Temblores: Es el síntoma más común y más conocido. Suele aparecer en las manos, aumentando hacia los brazos y las piernas. Es de destacar que estos temblores se producen en reposo, cuando la persona no está realizando movimientos.
  • Lentitud en los movimientos: Los movimientos que realiza la persona de forma voluntaria son lentos, lo que afecta a su vida diaria. Suelen aparecer grandes dificultades para andar, ya que los pasos se dan de manera más corta y lenta, lo que puede provocar que se pierda la estabilidad.
  • Rigidez muscular: Los músculos se endurecen y los movimientos se hacen más lentos y dolorosos. La postura del paciente cambia y puede llegar a encorvarse por esta rigidez.
  • Pérdida de movimientos automáticos: Se va perdiendo el balanceo de los brazos al andar, la sonrisa, el parpadeo, etc., todos aquellos movimientos que no se realizan de manera voluntaria.
  • Micrografía: Es habitual que los pacientes de Parkinson escriban con la letra más pequeña de lo normal por la manera en que el cerebro está afectado.
  • Déficits en el habla: Por la rigidez muscular, la persona puede hablar en un tono más suave, a una velocidad más alta o más baja o hablar en un tono lineal, entre otros problemas.
  • Incontinencia urinaria: Debido a la rigidez muscular, suele aparecer incontinencia urinaria en las primeras etapas de la enfermedad.

Síntomas cognitivos

Al igual que sucede con los síntomas físicos, los síntomas cognitivos suelen ser progresivos, aunque aparecen más tarde que los síntomas físicos. Al principio suelen estar afectados dos funciones cognitivas, como pueden ser memoria y búsqueda de palabras, o atención y lentitud en los pensamientos, pero con el tiempo se ven afectadas más funciones a la vez. Las funciones cerebrales que se van perdiendo son:

  • Funciones ejecutivas: Hacer planes, resolver problemas cotidianos, anticipar acontecimientos, evaluar situaciones. Todos ellos se pueden ver afectados.
  • Atención: Pueden aparecer dificultades para prestar atención o mantenerla en una tarea o en varias a la vez.
  • Lentitud en los pensamientos: Puede notarse en que les cuesta más tiempo hacer las tareas que han hecho siempre o tener que hacer más esfuerzo para completarlas.
  • Búsqueda de palabras: Pueden aparecer dificultades para encontrar las palabras que se quieren decir por la lentitud en el pensamiento. Se consigue encontrar las palabras, pero con más tiempo de lo normal.
  • Aprendizaje y memoria: Las personas que padecen enfermedad de Parkinson tienen dificultades para prestar atención a algo, por lo que será más difícil para el cerebro organizar y guardar esa información en la memoria. La memoria que se requiere para acordarse de algo que se tiene que hacer también se ve afectada, por lo que serán personas que tienden a olvidarse de determinadas tareas que habían planeado antes.

Síntomas psicológicos

En cuanto a la salud mental, los pacientes con enfermedad de Parkinson suelen padecer cambios en el estado de ánimo, como depresión o ansiedad. Estos cambios dan lugar a que la calidad de vida del paciente disminuya aun más de lo que lo hace por los cambios motores y cognitivos. No debemos olvidar que los pacientes de Parkinson no son pacientes con demencia y observan la evolución de su enfermedad día a día. Esto puede producir un estado anímico incierto, con cambios de humor, ataques de ansiedad y mucha tristeza, los cuales son importantes tratar con un profesional. También es común que los pacientes de Parkinson tengan dificultades para dormir o se despierten varias veces durante la noche.

El paciente de Parkinson puede adquirir en psicoterapia diferentes herramientas que le ayuden a sobrellevar su enfermedad de la mejor manera posible que, aunque no lo parezca, es posible. Tomar perspectiva de los problemas y aceptar la situación es esencial para mantener una calidad de vida digna. Aunque la terapia psicológica se considere como algo prescindible dentro del tratamiento de esta enfermedad, es muy importante considerarla como base de todo lo que acontece al enfermo, ya que el cuidado de la salud mental es clave para llevar los problemas de una manera adecuada.

Diferencias entre enfermedad de Parkinson y enfermedad de Alzheimer

Como ya hemos mencionado anteriormente, la enfermedad de Parkinson no es un tipo de demencia como la enfermedad de Alzheimer, ya que son muy diferentes de principio a fin.

En el Parkinson, la demencia puede aparecer, o no, pero si lo hace será en última instancia. En el Parkinson aparecen ciertas dificultades cognitivas, pero no provocan que el paciente olvide quién es y quiénes son las personas que están a su alrededor, ni cómo realizar diferentes tareas. Los problemas de memoria son muy diferentes. Mientras que en la enfermedad de Alzheimer los pacientes “borran” todo lo que había en su memoria poco a poco, los pacientes de Parkinson tienen dificultades para recordar, pero pueden hacerlo con ayudas.

El paciente de Parkinson suele necesitar ayudas para caminar, asearse, vestirse, etc., todas ellas relacionadas con la movilidad, mientras que el enfermo de Alzheimer necesita ayuda para la movilidad y para llevar a cabo tareas sencillas que requieren del pensamiento.

Tratamiento de la enfermedad de Parkinson

El tratamiento generalizado de la enfermedad de Parkinson son los medicamentos que ayudan a que el cerebro funcione correctamente dentro de lo posible y minimizar la sintomatología motora. Además, es importante conocer que existen otro tipo de tratamientos que ayudan a tratar los síntomas cognitivos y psicológicos.

La neuropsicología puede ayudar a los pacientes a mantener ciertas funciones cognitivas afectadas y reducir esos síntomas cognitivos que afectan a la vida diaria del paciente. Mediante actividades que ejerciten dichas funciones, el paciente tendrá más facilidad para hacer las tareas habituales.

La terapia psicológica es imprescindible para mantener la salud mental del paciente y evitar que la ansiedad y la depresión afecten a su vida diaria. El paciente que acuda a terapia psicológica cuando comience a notar los primeros síntomas de ansiedad o depresión será capaz de controlarlos y aceptar su enfermedad junto al terapeuta, quien le dará una visión y unas pautas para poder llevar una vida saludable.

¿Cuales son los Síntomas de migraña y Jaqueca? ¿Que diferencias hay?

migrana y jaqueca

¿Es lo mismo Migraña y Jaqueca?

Son dos términos sinónimos, para designar una misma enfermedad , son episodios que se caracterizan por presentar un dolor pulsátil intenso o una sensación de latido en la cabeza, generalmente de un solo lado . Suele estar acompañada por náuseas, vómitos y una sensibilidad extrema a la luz o al ruido, pueden generar mucho dolor durante horas o días, y pueden ser tan intensos que causan un dolor incapacitante.

Algunas personas presentan, síntomas de advertencia que se conocen como “aura” y que avisan que se va a iniciar el episodio, adoptan la forma de alteraciones visuales, cambios en la percepción de los olores, hormigueos, etc.

Por lo general, las migrañas comienzan en la niñez, la adolescencia o al comienzo de la adultez.

¿Cuáles son las causas de la migraña y jaqueca

La causa de la migraña es desconocida.

Últimamente se ha avanzado mucho en el conocimiento del mecanismo del episodio de dolor que la caracteriza y se sabe que, en general, hay una alteración de base, en los vasos del cerebro, en la que predominan la inflamación y la dilatación y que ello llevaría al desencadenamiento del dolor, recuperándose posteriormente.

También es conocido que dicho episodio se puede desencadenar o agravar por una serie de factores del siguiente modo:

  • Psicológicos: Estrés, angustia, conflictos, etc.
  • Hormonales: Menstruación, anticonceptivos, etc.
  • Alimentarios: Queso curado, alimentos salados, procesados, ciclamato, aspartamo chocolate.
  • Bebidas como el vino y las bebidas con alto contenido en cafeína.
  • Fármacos: Preparados con cafeína, descongestivos nasales, etc.
  • Estimulación sensorial. Las luces brillantes y el brillo del sol , los sonidos fuertes, Los olores fuertes, como el perfume, los diluyentes de pinturas, el humo ambiental del tabaco, entre otros, pueden desencadenar migrañas en algunas personas.
  • Cambios en el patrón de las horas de sueño.

¿Cómo se pueden prevenir los episodios de dolor?

Hasta hace poco tiempo, los expertos recomendaban evitar los desencadenantes comunes para las migrañas. Algunos desencadenantes no pueden evitarse, y evitarlos no siempre es efectivo. Pero algunos de estos cambios en estilo de vida y en estrategias de afrontamiento pueden ayudar a reducir el número de migrañas:

  • Aprender qué alimentos o situaciones actúan como desencadenantes o agravantes para poder evitarlos.
  • Crear un horario diario consistente. Establecer una rutina diaria con patrones regulares de sueño y comidas regulares. Además, tratar de controlar el estrés.
  • Hacer ejercicio en forma regular. El ejercicio aeróbico regular reduce la tensión y puede ayudar a prevenir las migrañas.
  • Seguir un ritmo de vida metódico y relajado.
  • Consultar con el médico cualquier variación en la presentación de los episodios.
  •  

¿Cuál es el tratamiento de la migraña y jaqueca?

Aunque todas las migrañas están asociadas con el dolor, difieren en su severidad y su frecuencia. Por ello es necesario que el medico instaure un tratamiento a medida que atienda las necesidades individuales de cada paciente. La medicación intensa es empleada para tratar cefaleas determinadas y deben usarse rápidamente en la fase inicial. En ocasiones también son efectivas para la reducción de otros síntomas como las náuseas, vómitos o la sensibilidad al ruido o la luz. Las terapias preventivas deben ser empleadas de forma diaria para prevenir las crisis o reducir su frecuencia y severidad.

Dentro de estas terapias se encuentran las farmacológicas y las no farmacológicas, como las terapias físicas y de comportamiento.

Consejos para una vida más confortable

    • Los episodios de dolor de la migraña son todos ellos controlables con tratamiento específico, si se sigue un patrón de administración correcto.
    • Esta enfermedad suele remitir (y no se presentan episodios ulteriores o muy raramente) en la post-menopausia o a partir de los 45-50 años.
    • Es fundamental identificar que alimentos o situaciones actúan como desencadenantes o agravantes en cada persona para poder evitarlos.
    • No hay datos suficientes para hacer recomendaciones dietéticas específicas y sólo son de aplicación aquellas restricciones alimenticias que el enfermo estime oportunas.
    • Hay que evitar cambios en el patrón de sueño.
    • Es conveniente seguir un ritmo de vida ordenado y relajado.
    • Es indicación para consultar con el médico cualquier variación en la presentación de los episodios o cambios en el tipo de dolo.

Consejos para superar el sindrome postvacacional

superar sindrome postvacacional

¿Que es el síndrome posvacacional?

El síndrome posvacacional es la dificultad que sufren ciertas personas para adaptarse al cambio de rutina y, a pesar de no estar considerado una enfermedad por la Organización Mundial de la Salud, este síndrome es una realidad para muchos ocupados. «Hay un periodo de adaptación tras las vacaciones para retomar la rutina que depende de cuánto tiempo de descanso ha tenido el trabajador, si ha conseguido desconectar…», coincide la psicóloga sanitaria Paloma Villar.

La vuelta al trabajo

Llega septiembre, un mes que para muchos es sinónimo de cambiar la toalla y la sombrilla por el ordenador y la silla de la oficina. Se acaban las vacaciones y, lo que la mayoría acepta con resignación, para otros implica un gran esfuerzo que puede desembocar en el trastorno conocido como síndrome posvacacional.

El regreso al entorno laboral puede ser duro, prueba de ello es que más de 5 millones de españoles se plantea cambiar de empleo a la vuelta de sus vacaciones. Además, la Encuesta Europea de condiciones de Trabajo de 2015 refleja que el 38% de los españoles considera que el trabajo afecta de forma negativa a su salud. Dicha creencia está íntimamente ligada al incremento de consultas al psicólogo tras el periodo estival, las cuales han aumentado un 14,2% de media en los últimos cinco años.

Estos datos reflejan el reto que supone cambiar el chiringuito por la oficina para quienes sufren el síndrome posvacacional, «una situación que nos puede pasar a todos cuando nos separamos de la estructura en la que vivimos», explica la Helena Trujillo.

Con síndrome postvacacional o no, la vuelta al trabajo supone una tarea complicada de superar para algunos ocupados, aunque no deja de ser un proceso más de la vida y un cambio de rutina. Idealizar el periodo vacacional, una desmotivación y un desencanto por el empleo actual o una mala gestión del estrés son algunos de los factores que pueden propiciar su aparición.

Los síntomas asociados al síndrome postvacacional son:

  • Disminución en el rendimiento laboral durante las primeras semanas de reincorporación al trabajo.
  • Angustia
  • Irritabilidad
  • Bajo estado de ánimo
  • Inquietud
  • Falta de sueño
  • Problemas digestivos
  • Dolor de cabeza.
ansiedad postvacacional
crisis Postvacacional

¿Cuándo dura el síndrome postvacacional?

Poco a poco los anteriores síntomas desaparecen cuando el trabajador consigue adaptarse a su antigua rutina. Según los psicologos, los síntomas duran entre una semana o 15 días. Si persisten pasado este tiempo, los profesionales recomiendan acudir al psicólogo para evitar que se traduzcan en un trastorno como pueda ser una depresión o ansiedad. Aprender a aceptar la vuelta al trabajo y el final de las vacaciones es la mejor respuesta.

5 Consejos para afrontar la rutina y superar con éxito el síndrome postvacacional

1. Gestionar el tiempo. Planificar el día y administrar las tareas pendientes mejora la productividad.

2. Adaptación gradual. Despacio y con buena letra. Evitar la sobrecarga de trabajo en las primeras semanas y distribuir los quehaceres del hogar de forma progresiva.

3. Cambio en el sueño. Dormir adecuadamente y mantener horarios regulares, tanto en las rutinas diarias como en las horas de acostarse y levantarse al volver a la rutina.

4. Disfrutar del ocio. Para que el cambio no sea tan brusco, es bueno alternar la intensidad del trabajo con actividades de ocio y momentos con los amigos y la familia.

5. Intenta que tu primer día de vuelta al trabajo no sea un lunes, sino comenzar un miércoles o martes, el fin de semana llega antes y super así el síndrome postvacacional será más fácil

depresion Postvacacional sintomas
sindrome postvacacional

Los peligros de la obsesión por el deporte

obsesion por el deporte

Los peligros de la obsesión por el deporte

Hacer deporte de manera regular y conforme a nuestras posibilidades físicas es muy recomendable, pero cada vez son más los casos de personas con dependencia al ejercicio físico.

Aunque se trata de una adicción bastante reciente y aún no hay muchos datos acerca de las personas afectadas, los especialistas y profesionales de la salud alertan de los riesgos que conlleva practicar deporte desmesuradamente.

Una de las muestras de la obsesión por el deporte, es el aumento de las lesiones derivadas del ejercicio, sobre todo en personas que corren. La periodicidad con la que vamos a correr, debería ser establecida por un especialista, para evitar que nuestros músculos y articulaciones sufran o se carguen más de lo necesario.

Hay varios tipos de obsesión por el deporte

  • Obsesión por el deporte Primaria: Cuando es la propia actividad física la que genera la dependencia.
  • Obsesión por el deporte Secundaria: la adicción es un factor más de un trastorno alimentario.
como saber si tengo obsesion deporte
ejercicio fisico compulsivo

Fases de la obsesión por el deporte

  • Tolerancia: Como el cuerpo se adapta al ejercicio realizado, se va aumentando progresivamente su frecuencia y dificultad.
  • Abstinencia: Si no se practica deporte, se siente ansiedad.
  • Efectos deseados: Se practica más deporte del que se había marcado en un inicio.
  • Tiempo empleado en el deporte:El control de hacer deporte se escapa de nuestro control: No somos capaces de controlar el tiempo de nuestra vida que empleamos en hacer deporte.
  • Tiempo de ocio:Se comienza a descuidar otras actividades de ocio como pasar tiempo con los amigos, la familia.
  • Tiempo de trabajo: Se puede llegar a sacrificar parte de nuestro tiempo de trabajo para realizar deporte o simplemente dejamos de concentrarnos en el trabajo.
  • A pesar de producirse daños físicos, como lesiones, contracturas musculares no se detiene la práctica de ejercicio deportivo. 

¿A que edad se desarrolla más la obsesión por el deporte?

Estudios recientes demuestran que la obsesión por el deporte es más frecuente entre mujeres de edades que oscilan entre los 16 y 25 años. Este trastorno suele darse en actividades que no requieren la presencia de un monitor, como los ejercicios de musculatura o las carreras de resistencia, como puede ser el running, marathon, triathlon,etc.

Motivaciones y prevención de la obsesión por el deporte

Entre la gente más joven, la dependencia se motiva por el ego, la competitividad y la satisfacción personal. Para prevenir la difusión de esta obsesión, se tendrían que regular las profesiones relacionadas con el mundo del deporte, haciendo que las personas que dirigieran los gimnasios, así como sus monitores fueran profesionales acreditados que establecieran objetivos de salud.

obsesionado con el deporte
peligros de la obsesion deporte

¿Que es la psicología del deporte?

La psicología del deporte es una rama de la psicología que estudia los factores psicológicos que influyen en el rendimiento deportivo. Es sabido que en las competiciones de alto rendimiento lo más relevante es la obtención de resultados y que el estado psicológico de los competidores tiene una gran influencia. Uno de los objetivos de la psicología del deporte es el buen rendimiento de los deportistas y competidores. Entre otros están:

  • Ayudar en el entrenamiento y desarrollo de técnicas para el entrenamiento de habilidades mentales como gestión de estrés y ansiedad y la concentración.
  • Darán asistencia psicológica a equipos y atletas.
  • Darán asesoramiento a entrenadores, preparadores físicos y docentes.
  • Ayudaran a optimizar los recursos personales de cada deportista o equipo, así como, ayudar a mejorar el manejo táctico y estratégico de cada consultante.
  • En el caso de lesiones ayudaran a trabajar el miedo al dolor, miedo a la perdida o decremento de la habilidad física. Y en los equipos el miedo a no ser convocado o a ser reemplazado por un suplente.
  • Ayudaran en la prevención de lesiones trabajando la motivación, la autoconfianza, el estrés y la presión.
adiccion al deporte
deportista obsesionado

Atención

Evitar distracciones, tener un foco atencional que haga que la respuestas sean eficaces al máximo.

Concentración

Para focalizar sus recursos y energías en conseguir sus objetivos.

Comunicación

En equipo es fundamental que sus miembros sepan gestionar sus propias emociones, para establecer conexiones armónicas, cooperativas y eficaces con los miembros de su equipo y para hacer frente a la competencia.

Motivación

La utilización de recursos y energías internas que se movilizaran para conseguir objetivos.

logo centro medico el pilar

Certificados médicos y psicotécnicos para renovar carnet de conducir. Centro de especialidades Medicas en Madrid

91 386 30 41

Horario

Lunes – Viernes:                      Mañanas: 9:30h -14:00h            Tardes: 16:30h – 20:00h                        Sábados:                                                Mañanas: 10:00h – 13:00h

Dirección

Avenida de Betanzos nº 53, 1º piso
28029 Madrid